Más Negro que la Noche


¿Cine de terror mexicano? Sé que la pregunta puede sonar extraña, pero dentro de los anales del cinema nacional, SÍ hubo cine de terror, ya fuese El Santo enfrentándose a cualquier tipo de adversario monstruoso o las “versiones” mexicanas de historias clásicas de vampiros o Frankenstein. La mayoría de las producciones tenían como objeto nacionalizar películas clásicas cuyo éxito fue decisivo en México, como La Momia azteca o El Vampiro de Fernando Méndez, quizá el ejemplo más claro del cine de terror mexicano de los cincuenta. También podemos citar películas como La Maldición de la Llorona, El Espejo de la bruja o El Barón del terror que se estrenaban en los sesenta manteniendo al género vivo.

Pero cuando las producciones internacionales de terror empezaron a abandonar las tendencias viejitas y clásicas (por ahí de mediados de los sesenta) el escaso cine de terror mexicano no se quedó atrás, y logró mezclar el avecinamiento de una nueva época con el folclore y la cultura que México tiene alrededor de lo sobrenatural, el claro ejemplo fue un visionario director llamado Carlos Enrique Taboada quien en 1968 entregaría Hasta el viento tiene miedo, una película clásica de fantasmas que no tiene comparación y ha sido ignorada por décadas (al menos fuera del país).

Taboada era un guionista y director mexicano que estaba decepcionado de la industria que lo menospreciaba. La mayoría de sus películas no alcanzaron un gran éxito y aunque tiene una filmografía abundante, sus trabajos más reconocidos son la llamada tetralogía del terror que empieza con Hasta el viento tiene miedo en 1968. El Libro de piedra en 1969. Más negro que la noche en 1975 y la que podría ser su obra más famosa Veneno para las hadas en 1984. Taboada es recordado como uno de los pocos directores de género en México junto con Juan López Moctezuma, aunque actualmente tenemos al magnífico Guillermo del Toro.

Pero vayamos a Más negro que la noche, una película llena de atmósferas macabras donde la realidad puede perder el sentido con sólo tronar los dedos. El argumento fue escrito por el mismo Taboada e involucra a un grupo de felices amigas de aspecto setentero. Ofelia, que vendría a ser como la líder del grupo, acaba de heredar una tétrica casona de su Tía Susana que recientemente falleció dejando la herencia a su sobrina. Pero, hay una condición, Ofelia tendrá la casa siempre y cuando acceda cuidar a un gato llamado Bécquer al que Susana tenía un cariño infinito. Ofelia se muda con sus amigas a la vieja casona donde no sólo Bécquer representa un misterio. Las voces, los llamados y las apariciones no tardarán en asediar a las jóvenes.

Vaya que estamos lidiando con un film de calibre poderoso. Taboada utiliza brillantemente la obscuridad y el silencio para crear suspenso. La casa en sí es un escenario desolado, antiguo y tétrico, como una típica casa embrujada pero localizada en medio de la ciudad. Tiene el típico candelabro, chimenea, sótano y el fantasmagórico cuadro de la sonriente tía Susana colgando de la pared. Definitivamente una casa donde no habitaría alguien cuerdo. También está Sofía, la camarera pálida, delgada y malhumorada que siempre frunce el ceño y camina como un fantasma.

Los personajes femeninos parecían ser los favoritos del director. En la película las mujeres son independientes y decisivas, justo cuando habían pasado las broncas estudiantiles en México y el despertar del feminismo. Ofelia y sus amigas tienen toques casi feministas (aparte de sus atuendos setenteros) se mantienen solas, trabajan y prácticamente no dependen de nadie, como aquellas chicas malas en Hasta el viento tiene miedo, creo que la escena del striptease representa mucho más que una mujer quitándose la ropa. Algo similar pasa en Más negro que la noche, el director dio libertad total a las interpretes femeninas y no se anduvo con tabúes o restricciones. De hecho, se me hizo raro ver escenas así para una película mexicana de ese entonces, me recordó un poco a las películas setenteras donde las chicas hacían siempre lo que querían (particularmente a Torso o a Black Christmas).

Los espectros, ánimas, fantasmas o como deseen llamarles tienen una participación inquietante en este film. El tratamiento de las apariciones se me hizo muy similar a las leyendas mexicanas de fantasmas, donde las almas en pena no quieren dejar a sus seres queridos o regresan porque tienen cuentas que saldar con los vivos. Es una película casi fetichista, ya que Susana le daba mucho valor a los objetos que tenía en casa, pero sobretodo a su querido gato al que llama por las noches (gulp). El fantasma se queda en el lugar donde siempre residió, a final de cuentas es su hogar y no piensa abandonarlo, pero la pregunta es ¿podrías vivir en armonía con un espectro? Tarde o temprano alguno se hartará del otro, y eso es lo que ocurre en la película.

La mejor de la película sin duda es el abominable gato Bécquer que entra por la ventana sin anunciar a nadie su presencia. Malhumorado por la muerte de su ama, Bécquer no acepta a las nuevas inquilinas y constantemente se convertirá en la piedrita dentro de sus zapatos. La casa le pertenece y siempre anda por ahí haciendo lo que le viene en gana, como una presencia del pasado que trae malos recuerdos y un amargo sabor de boca. Las protagonistas entrarán en conflicto con el animal cuando asesina al canario de una de ellas. Esa parte me recordó a Monkey Shines y a la juguetona Ella que siempre está jodiendo a las personas que le caen mal, sólo que Bécquer es un animal aún más sombrío y vengativo (ya sabemos la fama que tienen los gatos negros).

Las películas de terror gótico son muchísimas y podemos nombrar a Argento o los films japoneses de Yūrei, pero está película merece un lugar con todos aquellos estupendos trabajos ya que no se queda atrás e incluso parece más sencilla y efectiva que la mayoría de películas de fantasmas. Los elementos que crean momentos de tensión pueden ser pequeños sonidos, un eco en la obscuridad, un lamento, un objeto, cosas sencillas que aún no me imagino como podrían llegar a asustarte, supongo que el director les da un significado único y espeluznante (no se pierdan las agujas de tejer). Algo que también funciona es el punto de vista de los personajes. Un punto de vista “realista” y escéptico que no acepta circunstancias sobrenaturales, convence finalmente al espectador poniéndolo en un debate (como en The Shining).

Lamentablemente ya se hizo un remake de Hasta el viento tiene miedo y se prepara uno de El Libro de piedra. Las malas lenguas dicen que también se prepara otro de Más negro que la noche lo cual me hace enojar muchísimo, aunque tal vez ayude a que más personas conozcan este esplendido film de suspenso y terror con sutiles espantos e inquietantes secuencias. El DVD está disponible a un precio razonable, si eres un seguidor abierto del terror y te interesa ver que no sólo se hizo en Estados Unidos, Italia y Japón, te recomiendo que le des una ojeada a esta película de terror mexicana que te sorprenderá y obviamente te asustará. Hace mucho tiempo que una película no me asustaba como hizo esta. Pero, si eres escéptico y exigente mejor ni te le acerques. Tampoco la recomiendo si sufres de ailurofobia.

About these ads

8 comentarios hacia “Más Negro que la Noche”

  1. Si me dio mucho miedo pero la vieja que muere con el gato negro podia ser que es un zombi o bruja cabello algodon podia estar viva ahorita en 2009 no tengas miedo porque Dios nos cuida Amen.

  2. “Mas negro que la noche me recuerda al cine de terror de Roger Corman, hay que reconocer que en Mexico se hacían mejores peliculas de terror antes que ahora. La antigua versión de “hasta el viento tiene miedo” era mejor que la nueva. Creo que son peliculas de culto al igual que el cine Giallo.

  3. mothman Dice:

    yo vi esta pelicula hace poco y la verdad si que da miedo. las escenas en las que aparece el fantasma de la anciana, y la muerte del gato con tono dramatico por lo que va a ocurrir luego, y bastante cruel la muerte del animal. el director logra crear suspense con los llantos supongo que una referencia al mito mexicano de la llorona y la aparicion de la mano cassi al final. muchos consideran la venganza excesiva tratandose de un gato es lo que he leido por internet, y la verdad es que yo esperaba un argumento diferente cuando empece a verla, creia quie algo maligno habia matado a la anciana por como se eriza el gato

  4. es una gran película que el tiempo ha sido valorada….todo cae por su propio peso…

  5. Anónimo Dice:

    BUENISIMA

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: