Wolfen


La leyenda de los hombres lobo o licántropos es bien conocida por la mayoría de la gente, así como por los fanáticos del terror. Existen numerosas adaptaciones, variaciones e interpretaciones de estos seres a la pantalla grande y chica. Algunas buenas, otras malas.

wolfen_03.jpg

En 1981 se estrenan las fabulosas The Howling y An American Werewolf in London. Dos películas que cambiarían por completo la visión de la licantropía. Mientras la primera retomaba la mitología más obscura, la segunda lo transformaba en algo moderno y fresco. Ambas cuentan con asombrosos efectos especiales, escenas terroríficas y un presupuesto elevado. Con los años se han convertido en clásicos redundantes.

En el mismo año (1981) una tercera película vio la luz. Ésta era sumamente diferente a sus contemporáneas lo que causó la indiferencia y rechazo de la audiencia. Sin embargo, hoy permanece como un pequeño (y peculiar) clásico de la serie B de los ochenta y aunque puede ser detestada por los fanáticos más estrictos, es sin duda una de las mayores sorpresas en el cine de horror que involucra licantropía.

Wolfen es dirigida por aquel tipo que montó Woodstock, un tal Michael Waldeigh quien también jugó el papel de co-guionista.

La trama involucra una serie de asesinatos asignados a un escéptico  detective que estuvo apunto de abandonar la fuerza debido a problemas emocionales y de alcoholismo. Las victimas son un propietario ricachón, su esposa y un vagabundo. La única pista que podría unir los casos es un pelo de Canis Lupus hallado en las escenas del crimen. El detective, una especialista en terrorismo, un zoólogo y un medico forense se encargaran de encontrar al responsable que bien podría ser un animal, un hombre o algo intermedio, y mejor me detengo porque no quiero arruinar lo demás.

wolfen_02.jpg

Las escenas de suspenso son eficaces ya que los asesinos son rápidos, certeros y del color de la noche -la cámara se transforma en la mirada de los cazadores localizando a su presa a través del calor corporal, después retomado en Predator-.
Las actuaciones podrían ser más interesantes pero cumplen el cometido de seguir la historia así que son aceptables.

También tiene un mensaje contra las ignorancias del hombre moderno, tales como la destrucción del medio ambiente, la paranoia (en este caso al terrorismo) y la excesiva urbanización que trae consigo marginación y deshumanización.

wolfen_01.jpg

Por último, dosis leves de sangre, desmembramientos y gargantas arrancadas hacen que Wolfen quede al par con sus competidoras, pero a la vez queda como engendro original e imaginativo que pocas personas (incluyéndome) esperarían ver o deducir.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: