Archivo para marzo, 2008

Horror Express

Posted in Terror de Género on marzo 13, 2008 by alienzombie

El relato de ciencia ficción titulado Who Goes There? Fue escrito por uno de los autores legendarios del género: John W. Campbell. El argumento involucra a un grupo de indefensos humanos en una remota estación científica de la Antártida, y a una criatura extraterrestre de poderes extraordinarios que irá cazándoles poco a poco.

Dicho cuento tuvo dos grandes adaptaciones a la pantalla grande, primero en el clásico The Thing From Another World de 1951 producido por Howard Hawks y pionera en el cine que mezclaba terror con ciencia ficción. La segunda adaptación fue la maravillosa versión de John Carpenter, The Thing en 1982, la cual también es un clásico indiscutible y es mucho más fiel a la historia original. Horror Express tiene el mismo tronco que el relato de Campbell, y estoy seguro que fue la inspiración para esta divertida película de serie B.

En una parte remota de China, una expedición ha descubierto los restos casi intactos de un humanoide preservado en el hielo. El antropólogo británico Alexander Saxton adquiere el bloque de hielo con el ser dentro, y decide llevarlo de regreso a Europa para estudiarlo. Para esto aborda el tren transiberiano que recorre la vía que separa a China de Europa. Sin embargo, desde el inicio del viaje los problemas empiezan y el conteo de cadáveres no se hace esperar, algo dentro del tren está asesinando a los pasajeros y dejando sus cuerpos con los ojos completamente blancos y el cerebro “borrado”. El Profesor Saxton unirá fuerzas con el Dr. Wells para buscar a la criatura descongelada, la cual es la única sospechosa de tan extraordinarios actos.

horror_01.jpg

Clásico cuento de “la curiosidad mató al gato” protagonizado por el dúo dinámico: Christopher Lee y Peter Cushing. Una coproducción de Inglaterra y España que funciona de maravilla al crear ese ambiente de paranoia y aislamiento (vas en un tren que cruza la mitad de Asia y una fuerza alienígena está entre los pasajeros) Los escenarios en el tren son confinados y reducidos lo que crea una claustrofobia parecida a la de The Thing, aparte, el alienígena tiene la capacidad de apoderarse de cualquier pasajero.

Los personajes son algo chuscos. La película se desarrolla a principios de siglo, entonces tenemos una variedad de excéntricos aristócratas rusos. Cushing y Lee son los hombres de ciencia que llevan una tenue competencia, pero terminarán dándose las manos para destruir al monstruo. Cabe mencionar al Monje demente que siempre hace alusiones al diablo, acabando al servicio del alienígena, pues lo considera su “maestro” incluso cuando éste le dice “No tienes nada valioso que pueda utilizar” lo cual es un punto importante ya que en la película se mantiene está discusión entre la religión, la ciencia y hasta la moral. Mientras los científicos promueven todo de manera lógica, los demás pasajeros (en su mayoría burgueses) simplemente se alarman y se rehúsan a creer las explicaciones más lógicas (aunque lleguen a sonar absurdas).

horror_02.jpg

El extraterrestre es un caso excepcional, pues lo único que desea es conocimiento de la raza humana y del planeta tierra. Sus métodos son sutiles; por medio de los ojos puede destruir otros organismos absorbiendo sus conocimientos y recuerdos, aparte puede transportarse de cuerpo a cuerpo con una sola mirada según la situación convenga, ADEMÁS ¡puede reanimar los cuerpos de sus previas víctimas para que sean sus esclavos! Convirtiéndolos en zombies que están a su disposición por completo.
Nunca vemos como es el ser, ya que según explican se manifiesta como energía (recordemos a las evolucionadas formas de vida en Lifeforce o Virus) por lo tanto no puede destruirse, sólo transformarse. La memoria del ser está localizada en la retina de su ojo, pero puede transportarse telepáticamente a cualquier otro ser vivo.

El cine fantástico español demostró que también tuvo lo suyo en los setenta, está película es el claro ejemplo de lo ingenioso que puede llegar a ser un trabajo, pues es distinto comparado con los films que se producían en ese entonces, o bien puede pasar como una producción gringa. El director es Eugenio Martín y la verdad desconozco su carrera o su filmografía, pero si sus demás films son tan entretenidos estoy seguro que es un magnifico director.

horror_03.jpg

Durante la filmación Peter Cushing estuvo a punto de tirar la toalla, pues sintió que aún no se recuperaba de la reciente muerte de su esposa, pero Christopher Lee lo convenció de quedarse a grabar, recordándole todas las magnificas películas donde trabajaron juntos.

Por último, en España fue titulada Pánico en el Transiberiano, con toda razón está película es 100% pánico, juega con esas tendencias que después se hicieron tan famosas como la paranoia, la desesperación, el ser superior, y aunque estas tendencias tampoco eran nuevas, en este film se notan de manera extraordinaria, pues no recuerdo algún clásico de extraterrestres a principios de lo setenta, y si estoy dejando pasar alguno, seguramente no tiene la calidad de Horror Express.

The Hills Have Eyes

Posted in Terror de Autor on marzo 13, 2008 by alienzombie

La familia Carter son los típicos gringos que viajan kilómetros en su remolque para buscar una antigua mina supuestamente heredada por el padre (quien solía ser un rudo policía). El camino que siguen es por un desierto completamente aislado excepto por los jets de combate que vuelan alrededor haciendo maniobras, es un campo de pruebas militar que nadie podría habitar, excepto Michael Berryman y su familia de caníbales deformes quienes SÍ pueden habitar estos terrenos, y cuando el auto de los Carter quede volcado e inservible, los caníbales empezarán a emerger de las rocas para darse un festín con los citadinos que hace tanto tiempo no llegaban hasta ellos. La trama está lejanamente basada en un hecho real que sucedió en Escocia con las mismas dimensiones.

Desde que el auto queda averiado, empieza una búsqueda en medio de la noche por parte de los Carter, mientras los caníbales planean cuidadosamente sus movimientos para atacar a la familia americana. A partir del primer ataque todo cambia y las vacaciones se convierten en una desesperada lucha por sobrevivir, donde se decidirá que bando será el más ingenioso, despiadado y salvaje.

hills_03.jpg

The Hills Have Eyes tiene un título que siempre me ha perturbado. Recuerdo cuando era mucho más joven, leía acerca de la película en libros de terror y como nunca te contaban la trama o te ponían fotogramas o escenas, lo único que conocía era el titulo que siempre me despertó una curiosidad tenebrosa e inquietante.
Fue la segunda película de Wes Craven, uno de los reconocidos maestros del género de terror que posee la dirección de maravillas y clásicos como Scream o A Nightmare on Elm Street (sus dos películas más exitosas) aunque últimamente se desvía por otro sendero más comercial haciendo terror más chafa. Aunque en 1977 cuando realizó The Hills Have Eyes, Craven acababa de salir de una controversia para entrar a otra, pues su primer largometraje fue el clásico de culto Last House on the Left una de esas películas malditas que la gente odia cuando se estrenan y después acogen con cariño.

Si Last House on the Left trataba de la violencia y los terribles excesos a los que podemos llegar por venganza, lujuria o demencia. The Hills Have Eyes retoma todo eso y lo multiplica de una manera más consciente (citando a Craven) mostrando a las dos familias, la salvaje y la civilizada, como cada una podría ceder ante la naturaleza de la otra.

Craven era un alumno de cinematografía admirador de Fellini que terminó poniendo sangre en sus films, The Hills Have Eyes es una de las películas más sangrientas del director ya que trata un tema meramente salvaje e inhumano, el de la supervivencia y hasta donde llegarías para proteger a los tuyos donde lo civilizado puede convertirse en algo salvaje y viceversa, algo que ya había experimentado en su primera película, pero en The Hills Have Eyes lo lleva a un nivel más allá explotándolo por completo ya que es el encuentro de las citadas familias que sólo buscan sobrevivir y al final una terminará demostrando su superioridad por medio de la violencia.

Hablando de violencia, ésta se ve de forma maravillosa casi desde el inicio. Vale la pena mencionar (y ver) las escenas cuando queman a un hombre vivo, un perro le destroza el tobillo a una persona, breves escenas de canibalismo, un hachazo en el pecho, balazos a quemarropa, personas acuchilladas hasta el cansancio, pero lo que resulta más perturbador son las escenas de violación y violencia contra los animales (hasta un canario sale lastimado) pero, para los espectadores más ardidos, les recuerdo que siempre se consuma una venganza en está película.

hills_01.jpg

Según explica Wes Craven en un documental, la película fue rodada en un desierto casi clandestinamente, la mayoría de los actores no eran profesionales (por supuesto que por ahí anda Dee Wallace), el presupuesto era bajísimo, los sets fueron todos improvisados igual que el vestuario, el guión no era lo más original del mundo, no tenían crew ni equipo, sin embargo al final se cumple el cometido de entretener y mantener al espectador al tanto de las emociones fuertes. El punto de la película es impactarte y probar que tan lejos estás dispuesto a llegar, te aseguro que querrás ver sangre derramarse cuando veas The Hills Have Eyes. Ya saben, ese sentimiento de “ojalá ese tipo se muera… me cayó mal”.

En las actuaciones podemos destacar a Michael Berryman, el carismático actor que interpreta a Pluto y se volvió gracias a esta película una estrella del cine fantástico debido en parte a la malformación craneal que desarrolló al nacer, que sin embargo le ha conseguido papeles de loco, asesino, deforme y por supuesto caníbal. También aparece Dee Wallace, una de las hermosas Screaming Queens que trabajó mucho en los ochenta y hasta los noventa. En su filmografía sobresalen títulos como The Howling, Cujo, The Frighteners, The Stepford Wives, Critters y en fin, muchísimos más, es una de esas reinas del cine fantástico.

Tengo entendido que durante la carrera de Craven hubo ascensos y descensos. En una época mala económicamente, tuvo que recurrir a los viejos tiempos, así nació una secuela The Hills Have Eyes Part II en 1984 donde la familia de caníbales regresa inesperadamente con la pura intención de hacer un poco de dinero parodiando un antiguo clásico. También con esta nueva y nefasta moda de hacer remakes (¡como me caga!) The Hills Have Eyes tuvo DOS, no uno sino DOS malditos remakes que ni siquiera me molesté en ir a ver, espero que los idiotas que sí las vieron nunca se enteren de la versión original y la dejen en paz, que se queden felices viendo historias recicladas, efectos exagerados y protagonistas de revista.

hills_02.jpg

A pesar de no hacerla del todo en taquilla. A pesar de que algunos radicales la declaran un plagio directo de The Texas Chainsaw Massacre y a pesar de no tener una trama muy brillante, The Hills Have Eyes se ha convertido en lo que conocemos como un clásico de culto que los fans del terror hardcore tienen que ver, aparte de que es curioso ver las operas primas de un director que ha ascendido hasta Cannes.
Sangre, desesperación, desolación, salvajismo, son palabras que resumen los puntos fuertes de la película, el resto lo juzgarás tú mismo.

El Orfanato

Posted in Terror de Género on marzo 12, 2008 by alienzombie

Escrito por: Sally Polanski

En general, los humanos nos movemos por los sentimientos. Tal vez uno de los más importantes, quitando el odio y venganza, es el amor. El amor nos hace cambiar, ver las cosas desde perspectivas muy distintas, sonreír a ámbitos de la vida a los que antes no poníamos atención, preocuparnos por la seguridad y felicidad del ser o seres a quienes amamos, hasta saber que si algo llegara a pasarle a esas personas, seríamos capaces de dar todo, incluso nuestra vida.

El Orfanato, de Antonio Bayona (quien antes de esta cinta, había trabajado en videos para la televisión), trata de ese amor. Laura (interpretada por Belén Rueda a quien vimos como interés amoroso de Javier Bardem en Mar Adentro), ama incondicionalmente a su hijo Simón (Roger Príncep), a pesar de que el niño sea adoptado. Cuando al llegar al orfanato abandonado que ella compró porque ahí se crió, los en apariencia inofensivos amigos invisibles que su hijo tenía, comienzan a transformarse en algo real, hasta que un día durante la inauguración del lugar como centro de rehabilitación, Simón ante la sorpresa de Laura y su esposo Carlos (Fernando Cayo), desaparece.

orfanato_03.jpg

Lo que veremos, será la lucha de una mujer por encontrar a su hijo, si al inicio su idea era abrir en el orfanato donde pasó una niñez hermosa, un lugar para niños con capacidades distintas, en el momento en el cual Simón desaparece, su objetivo cambia totalmente.

Ahora lo importante es el juego con los fantasmas, quienes deberán aceptar a la mujer, y de esta forma mostrarle donde se encuentra Simón. A través del desarrollo de la trama, vemos un estado inicial de Laura: ella es una mujer feliz, sin embargo se enfrenta al problema de saber que su hijo adoptivo, tiene VIH, lo cual la preocupa y hace que en cierta forma, sobreproteja al pequeño, sin hablarle de su padecimiento y mucho menos de que es adoptado. Cuando el niño comienza a jugar con su amigo “imaginario” Tomás, y éste le enseña a esconder las cosas hasta llegar al “tesoro”, Laura se da cuenta que hay algo malo, pero sigue sin darle importancia, hasta que el niño descubre su enfermedad.

orfanato_01.jpg

En ese instante, se rompe algo entre la mujer y el infante, se acaba esa relación entre madre e hijo, vemos el primer golpe de efecto, que dará pie al breaking point de la cinta: la desaparición de Simón. A partir de ahí, Laura verá partes de su pasado que nunca conoció, y que debe vencer para conseguir su objetivo, aunque sean muy difíciles de lograr. El punto marcado por el director, es realmente creer en el pasado para poder sacar un futuro, es entonces cuando Laura se enterará de que sus amigos de infancia mataron jugando al nuevo amigo de su hijo, Tomás (con quien ella tuvo un encuentro muy desagradable) y tratará de comunicarse con estos “amigos invisibles”, para obtener la respuesta. En ese momento Laura ya no sólo es la protagonista del filme, sino la heroína.

El Orfanato, mezcla suspenso, terror y drama, a muy buen nivel. Si bien la película presenta varias escenas típicas de “sustitos”, la forma en la cual se manejó la historia, la diferencia de otras cintas donde se aborda el tema de casas embrujadas y fantasmas. A pesar de tratarse de un guión con bastantes lagunas, lo que Bayona rescata para atrapar al espectador son los elementos visuales y sonoros: la casa, los ruidos nocturnos, el silbato de Tomás, los llantos de niños, el uso del espacio (el cual Bayona confiesa, retomó de Roman Polanski y Dario Argento), los dibujos de los niños. En fin, la estética del filme es lo que atrae al espectador.

Punto aparte, para la interpretación de Belén Rueda, quien de inmediato logra una identificación del público hacia su personaje, Laura, ya que actúa a través de las emociones, sobre todo para alguien como mujer, a pesar de no ser madre, es doloroso ver el proceso por el cual Laura pasa, se logra esa adhesión del público, desde el principio hasta el final de la cinta, lo cual es también parte del éxito de Bayona.

orfanato_02.jpg

Finalmente, se puede decir que El Orfanato, es una buena película, sin ser una obra maestra, tiene elementos que la hacen sumamente interesante, como la música, dirección de arte, actuaciones, fotografía, y sobre todo la ambientación. Con base en una historia sencilla, el director logra un filme lleno de suspenso, terror y sorpresa, gracias al excelente uso de aspectos estéticos y técnicos, convirtiendo a esta película en un ejercicio bien realizado y que, ante todo cumple con su misión: asustar pero a la vez, conmover.