Re-Animator


Stuart Gordon es un director de género cuyo nombre se codea con los de Tobe Hooper, Wes Craven, George A. Romero o John Carpenter. Aunque no he visto su filmografía completa, la mayoría de sus films tienen un toque obscuro y humorístico (aparte de obvios derramaderos de sangre) acostumbrando personajes deformes o dementes en ambientaciones sacadas de un cuento de Edgar Allan Poe.

En 1984, hace equipo con una productora y con otro director de terror, Brian Yuzna para rodar en tres semanas la adaptación a un relato de H. P. Lovecraft; “Herbert West: El Reanimador” el resultado es una adaptación poco fiel y contemporánea que le tira más a una parodia sangrienta y cómica de Frankenstein con el cliché del científico loco, el misticismo, el suero de color fosforescente, pero, agregando el splatter más descarado de la época y los efectos gore más ridículos y divertidos que se hayan visto (se usaron 25 galones de sangre falsa durante la filmación).

Daniel Cain es un prometedor estudiante de medicina en la universidad de Miskatonic que lleva una vida particularmente satisfactoria: tiene una relación estable con la hija del director y sus estudios muestran que es un joven con potencial y un futuro por delante. Todo vale madres cuando el introvertido y misterioso Herbert West ingresa a la misma universidad y responde a un aviso para compartir cuarto con Daniel. West es un genio presumido que está en constante riña contra sus superiores. Aparte de su temperamento, lleva a cabo extraños experimentos clandestinos. Poco a poco, Daniel irá sospechando e involucrándose (involuntariamente) en los terribles secretos que West lleva a cabo en su sótano, se verá atrapado en un proyecto desquiciado que no sólo podría arruinar su vida, sino arrebatársela.

Después de Re-Animator, las carreras de Brian Yuzna y Stuart Gordon se propulsaron por el camino del cine fantástico. Ambos siempre mantuvieron la influencia de H. P. Lovecraft en sus películas, aparte de adaptar algunos relatos o simplemente homenajearlo. De hecho, esta película abrió el camino del terror contemporáneo hacia la influencia de aquel mítico escritor. Películas como From Beyond o Necronomicon, mostraban la obvia influencia en narración, escenarios y monstruos sobrenaturales.

Re-Animator es un film cien por ciento gore. Todo queda casi fuera menos la sangre, los desmembramientos, los dedos mordisqueados, los tórax atravesados con taladros, los cerebros, las lobotomías, el gato zombie, etc. Pero también tiene elementos que hacen que la historia transcurra de forma placentera y dan un poquito de sentido a la trama. Tenemos a Daniel, el chico nerd que escucha a los Talking Heads y prácticamente tiene la vida resuelta. También esta Barbara Crampton, una de las screaming queens por excelencia, debutando y pues…gritando, enseñando los pechos en el papel de la jovencita chiqueada. La música es un plagio directo (u homenaje) de la partitura de Psycho, pero aunque es repetitiva y casi tediosa funciona de maravilla creando momentos de tensión y acompañando esos coloridos esquemas de sistemas al inicio.

El encargado de interpretar al desquiciado Herbert West es uno de los actores de serie B más respetados (junto con Bruce Campbell) y cuyo nombre es común en las películas de Gordon y Yuzna. Hablo por supuesto del señor Jeffrey Combs que está MUY bien en su papel de científico loco mezclado con genio inadaptado, este tipo prácticamente se lleva la película y cada vez que aparece en escena sabes que el caos está a punto de desatarse. A pesar de ser un personaje medio zafado, West también muestra apreciación por su trabajo y al final de cuentas no era tan cabrón como parecía. Todas las muecas, movimientos, el tono bajito de su voz, sus lentes enormes y su reducida estatura convierten a Jeffrey Combs en el último gran Frankenstein. Como todo gran villano o antihéroe, tiene a su terrible némesis; el abominable psicópata sexual Dr. Carl Hill mi personaje favorito en toda la película. El Dr. Hill es un cirujano veterano con un ego tan grande como su depravación sexual y hará lo que sea por descubrir y apoderarse del trabajo de West (el famosísimo suero verde fosforescente). Desafortunadamente no acabará en muy buena forma, pero esto no le impedirá seguir siendo un demente y un depravado (la infame y comentada-hasta-el-cansancio escena de sexo oral).

Aparte de los personajes vivos, también están los zombies que Herbert logra resucitar en sus experimentos. Estos muertos vivientes son distintos a los que se acostumbraban después de la moda impuesta por los films de George A. Romero, la audiencia quería zombies antropófagos y lentos, pero en Re-Animator reviven con plena actividad física, sumamente molestos e indispuestos a razonar, todo lo que quieren es destruir a quien se les ponga en frente y sus miembros muestran independencia del resto del cuerpo, como en aquella escena del intestino asesino que se enrosca en uno de los personajes, más tarde esa idea se llevaría al extremo con Braindead de Peter Jackson. El maquillaje empleado es de los más realistas que se han visto en la pantalla y tenemos zombies de todo tipo: quemados, abiertos, desmembrados, todo lo que llega a la morgue es resucitado, y algunos cadáveres llegan hechos un desastre.

Al pasar los años, Re-Animator se ha convertido en uno de los films más representativos de la locura del splatter, el género de zombies y de terror en general. En los ochenta tuvo su auge compitiendo contra otros clásicos pero manteniéndose como un film modesto y divertido que tantas personas lograron llevar a cabo. Ganó el premio a mejor película en el festival de Sitges y creo que le dieron una mención honorífica en Cannes (imagínense para que una película gore entre a estas cosas). Hoy por hoy es uno de los clásicos que cualquier aficionado DEBE ver y tiene su reputación en el tianguis cultural del chopo jajaja. Censurada en algunos países y cortada en otros, es uno de tantos ejemplos de cómo llegar a hacer un clásico con tan pocos elementos y en este caso un tantito de humor para nivelar la sangre.

Por último, Re-Animator tuvo dos secuelas que no he podido conseguir ni debajo de las piedras. La primera fue Bride of Re-Animator, casi cinco años después de la primera, fue dirigida esta vez por Yuzna y como el título indica, es de nuevo una parodia al tema de Frankenstein. Después en el ¡2003! Yuzna continúa la saga con Beyond Re-Animator de la que he oído comentarios negativos y todo lo que sé es que West esta en prisión continuando con sus experimentos. Ambas secuelas conservan al inmortal Jeffrey Combs en el papel de Herbert West. Y por si fuera poco, tengo una noticia que espero alegre a los fans de la serie: al parecer se esta preparando la cuarta entrega en la saga de Re-Animator. Se titula House of Re-Animator y la dirección corre a cargo del mismísimo Stuart Gordon con Jeffrey Combs incluido en el elenco, esperemos que no sea sólo un rumor porque los forums en IMDb dicen que está confirmado, sólo nos queda esperar (bueno, antes tendré que ver las otras).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: