Archivo para julio, 2008

The Hidden

Posted in Terror de Género on julio 28, 2008 by alienzombie

1987 vio pasar grandes películas de terror como Near Dark, Hellraiser o Evil Dead II e incluso en la ciencia ficción tuvimos una de mis favoritas; Predator. Se estaba yendo la década de automóviles lujosos, avance armamentístico y detectives en persecuciones destellantes. Por suerte se encargaron de poner todo eso junto en una entretenida e interesante mezcla de suspenso, acción, ciencia ficción y terror llamada The Hidden, una película de extraterrestres parasitarios que iba un paso más allá y entregaba todo tipo de emociones desde tiroteos hasta humor.

Escrita por un tal Jim Kouf, la historia fue llevada a la pantalla por el director Jack Sholder, quien no cuenta con una carrera muy brillante dentro de los anales del género. Aunque en 1985 decepcionó a los fanáticos de Freddy Krueger con A Nightmare on Elm Street Part 2: Freddy’s Revenge, una secuela que Wes Craven se negó a dirigir. En 1982 filmó una slasher llamada Alone in the Dark, una película con comentarios divididos y Donald Pleasence entre el elenco. Después se dedicó a los films televisivos, pero fue The Hidden la película que le dio renombre e incluso le valió algunos premios.

La película arranca con el violento asalto a un banco local seguido por una persecución en Ferrari. El sospechoso es un hombre sin escrúpulos o compasión que abate cualquier obstáculo en su camino, hasta que una barricada de patrullas lo detiene a duras penas mandándolo directo al hospital. El detective Tom Beck intenta resolver el caso cuando recibe asistencia de un misterioso agente del FBI, Lloyd Gallagher, quien insiste en que el sospechoso esta en constante cambio de identidad. Pese a sus incertidumbres, Beck acabará uniendo fuerzas con Gallagher para descubrir por qué ciudadanos comunes y corrientes de pronto enloquecen y cometen crímenes ¿por qué el crimen siempre es el mismo, pero el sospechoso no?

La respuesta es obvia y la película no intenta mantenerte en suspenso sobre ello (de hecho te lo muestran en los primeros 15 minutos) una forma de vida inteligente y ajena al planeta se está colando en los cuerpos de ciudadanos y usándolos para cometer crímenes entre los que incluye robo de automóviles, robo a tiendas de servicio, atracos y asesinatos, todo al por mayor, sin escrúpulos ni tabúes. El alienígena hace lo que se le da la gana y para ello se apodera de algún ser humano hasta que el cuerpo queda tan dañado que ya no le sirve, así que opta por pasar a otro incluyendo un hombre con problemas estomacales, una stripper, un político e incluso un perro. Por eso la policía no puede encontrarlo y sólo el agente Gallagher es capaz de eliminarlo.

The Hidden es una excelente cinta de acción, ciencia ficción y terror. Las persecuciones en auto son brutales y realistas (hasta un hombre en silla de ruedas sale volando por los cielos). Los tiroteos nunca acaban y las balas varían de calibre, incluso alguien dispara una bazooka, un lanzallamas, rifles de asalto, pistolas automáticas, escopetas y subfusiles, es de esas películas donde a nadie se le acaban las balas hasta el peor momento. Aunque los tiroteos y las persecuciones en Ferraris la hagan parecer una película enteramente de acción, también tenemos el suspenso de perseguir al extraterrestre que podría cambiar de cuerpo en cualquier momento, consiguiendo momentos inquietantes como aquella secuencia en la tienda de maniquíes. El aspecto de la ciencia ficción recae en la historia del alienígena y aquella curiosa arma plateada, pero no puedo adentrarme demasiado en eso porque estaría contándoles una parte interesante de la trama.

Dentro del elenco podemos destacar a Kyle MacLachlan en el papel del agente Gallagher. Todos lo recordamos por su participación en películas de David Lynch como Blue Velvet, Dune y la serie y película de Twin Peaks donde por cierto, también interpreta a un agente del FBI. The Hidden es apenas su tercer largometraje, pero ya se notaba que era un gran actor, pues su papel es intrigante e incluso conmovedor y hace muy buena pareja con el detective Beck, interpretado por Michael Nouri. Al principio estarán en riña pues los eventos que están ocurriendo no tienen mucho sentido. Pero conforme avanza la trama (y el bodycount) formarán el típico dúo dinámico que pelea contra el mal, aunque Gallagher esconda un secreto a su compañero.

Para ser una película de fantasía que podría sonar ridícula, la crítica y el público la acogieron con cariño e incluso se adjudicó varios premios y nominaciones en cadenas de ciencia ficción. Por ejemplo, Jack Sholder ganó tres premios (incluyendo el de los críticos del festival de Sitges). En cuanto a los fanáticos de las películas de alienígenas como The Thing, Invasion of the Body Snatchers o Alien, también fue un éxito por su fresco tratamiento en el asunto de la “posesión” que estoy seguro, influenció a películas como Men in Black, The Faculty y Dreamcatcher.

Desgraciadamente no todo lo que brilla es oro y The Hidden tuvo una terrible, pero terrible secuela en 1994, The Hidden II, una descarada B movie que planeaba lucrar con su antecesora y por fortuna fracasó en el intento. Pero también descubrí que la terrible ola de refritos que está asolando el mundo del fantástico planea rehacer la película en el 2009. El proyecto se titula The Seed y está en pre-producción. Era de esperase que salieran con una jalada así ¿no pueden dejar en paz a los viejos clásicos? En fin, esperemos que sea otra producción desechable y le vaya mal en taquilla.

En conclusión, esta película es para los amantes del cine de alienígenas que quieren ver algo innovador y contemporáneo (es como mezclar Grand Theft Auto con extraterrestres). Podría considerarse como el típico ensayo de la deshumanización, la perdida de la identidad y el condicionamiento humano hacia la violencia. Pero al final es una película buenísima llena de acción. El alienígena adora el Metal y el Punk, así que las persecuciones están cargadas de música destructiva. Las actuaciones son pasables, ni sorprendentes pero tampoco malas. La idea es original y bien realizada, un desarrollo rápido e intrigante, Ferraris, bazookas, choques automovilísticos, tentáculos emergiendo de brazos y una chica en atuendo sexy disparando contra una patrulla hacen de The Hidden una película ochentera por excelencia, pero también una hora y cuarenta minutos de entretenimiento que nunca se detiene, y por supuesto, no falla en capturar tu atención. Recomendable para TODO el mundo, les aseguro que les volará las calcetas.

Anuncios

Phantasm

Posted in Terror de Autor on julio 26, 2008 by alienzombie

Así como Hellraiser tiene su famosísima y distintiva cajita dorada, Phantasm es reconocida por aquellas mortíferas esferas que flotan y traen suma desagracia a cualquiera que se ponga en su camino. Estamos tratando con una de tantas sagas adoradas por los fanáticos del género. Se estrena en 1979 e instantáneamente se convierte en objeto de culto y admiración (más tarde en franquicia) y la verdad tiene todo el derecho de serlo pues es una historia efectiva llena de sustos donde la realidad y el sueño se confunden.

El director, escritor, productor, fotógrafo y editor es Don Coscarelli, reconocido como uno de los mejores en el planeta del terror. Phantasm fue la cinta que lo lanzó al éxito y a la dirección de tres secuelas (la cuarta llega hasta el 2009). También es responsable de Bubba Ho-tep (con Bruce Campbell en el papel de Elvis), The Beastmaster y Survival Quest (con Lance Henriksen), pero en general se ha dedicado a su famosa saga y de ahí consiguió el renombre que tiene ahora, porque su historia se adelanta a todas las películas ochenteras donde los niños investigan misterios que nadie les cree.

Mike es un típico niñito norteamericano que tras la muerte de sus padres, sólo tiene a su hermano Jody, al que admira e imita hasta el punto de ser una molestia. Jody, se encuentra desconcertado después de la muerte de uno de sus amigos y su hermano está aún más desconcertado después de descubrir que el encargado del cementerio roba los ataúdes y los lleva a una extraña casa funeraria, la misma casa donde descansan sus padres. Obviamente el niño irá a investigar la casa encontrándose con todo tipo de peligros y preguntas.

Como es típico, al principio nadie le cree al pobre niño, pero su hermano lo quiere tanto que acaba uniéndose a la investigación junto con Reggie, un viejo amigo que vende helados y toca la guitarra. Los descubrimientos son inimaginables y la primera vez que los presencias no tienen sentido (¿en qué película un dedo cercenado se convierte en una mosca asesina?). Toda la evidencia indica que hay algo extraño sucediendo en la casa funeraria a la que se atreven a entrar (¿quién lo haría si se ve tan tétrica?), pero el encargado del cementerio cuenta con mortíferos aliados que lo ayudarán a proteger su secreto, ¿qué secreto? Tendrán que averiguarlo y ver la película.

La historia está inspirada en un sueño que Coscarelli tuvo cuando era adolescente. En el sueño, se veía perseguido por esferas asesinas en un corredor interminable. Los sueños son muy importantes en la película ya que conectan el mundo real con el surreal hasta que no se sabe cual es cual. Tenemos algunas sorpresas que saldrán conforme avanza la historia, de hecho la atmósfera general de la cinta es casi como si estuvieras soñando, lograron muy bien crear situaciones que bien podrían ser reales o imaginarias. El terror llega cuando te das cuenta que ambas pueden ser factibles, que se han mezclado, es una de esas películas que te hacen pensar “si no hubiera pasado lo que pasó, todos hubieran seguido en su mundo real, perfecto y ordinario” depende del espectador diferenciar el sueño de la realidad.

De entre todos los boogeyman que existen, Phantasm cuenta con uno propio, original, testarudo y muy aterrador: The Tall Man, que como su apodo lo indica es un hombre altísimo y tétrico interpretado por Angus Scrimm. Este peculiar villano es el misterioso encargado del cementerio. Tiene una fuerza increíble, poca paciencia, se la pasa atormentado a los protagonistas en sus sueños y siempre tiene esa expresión malhumorada. Será recordado eternamente por todos los niños que vieron la película y no pudieron conciliar el sueño, pero por mi parte, será recordado por ese tono grave gritando “BOOOOY!!!” con su traje fúnebre que lo hace ver aún más aterrador.

Pero Angus Scrimm no es lo único que está ahí para asustarnos, no. Esta película me hizo aprender que los seres pequeños y encapuchados son peligrosos. Los esclavos de Tall Man son una especie de goblins rápidos y escurridizos que se abalanzan sobre cualquiera que perturbe los planes de su amo, sin importar que el enemigo sea más alto o más fuerte. Los goblins esperan en la obscuridad para después emerger y hacerte brincar. También tenemos la famosa esfera asesina que levita por los pasillos de la casa buscando intrusos. Si alguien se topa con este curioso aparato, el resultado será desagradable, gore y satisfactorio para los fans del género.

A pesar de parecer una simple película de terror con una trama que a veces se torna predecible o simplemente choteada, Phantasm cuenta con elementos imaginativos y bien explotados. Las opiniones se han dividido con el paso de los años, algunos argumentan que la película no tiene ninguna razón para ser un clásico. Otros la defienden hasta el último aliento. A final de cuentas es una película de terror, bien podría ser una de tantas que se olvidan con facilidad y no lo es. De pronto parecería muy ordinaria, bajo la regla de los clichés y demás, pero uh uh, esta película es mucho más que eso, es imaginación.

Podría representar un sin fin de cosas, por ejemplo el niño protagónico que ha perdido a sus padres y vive prácticamente en un mundo donde la realidad se desbarata y la muerte parece cada vez más cercana. Su hermano es el único modelo que puede seguir, pero todas las posibilidades están en su contra. También leí por ahí que alguien había argumentado que The Tall Man era una representación de las industrias yanquis que siempre tratan de apoderarse de todo y lucrar con el dolor de los demás. Sea cual sea la metáfora, Phantasm no es otro film con súper-niños que pelean contra el malvado, tiene algo surrealista y extraño que la salva de ser repetitiva.

Si estás harto de las películas donde el terror es provocado por un asesino, un vampiro o algún monstruo genérico, tienes que ver Phantasm para sentir algo nuevo y especial. Por otro lado, si estás acostumbrado a películas bizarras y llenas de alucinaciones, es definitivamente tu tipo de película. Pero, si detestas las películas de terror de los ochenta para arriba, la vas a reprobar, así que absténganse todos aquellos escépticos que buscan algo lógico. En mi opinión es un film que tiene de todo: buenos efectos, actuaciones aceptables, sustos, suspenso, MUY buena música, ingenio, DOS tomas de mujeres enseñando los senos, pero lo más importante, se nota que se hizo con esfuerzo y dedicación, cuando una película de terror se hace bajo esas condiciones se nota, y esta (como muchas otras) se ha convertido en un clásico justamente por eso.

Por último. Tal vez después de verla se pregunten ¿por qué se llama así? Aparentemente el director lo tomó de los escritos de Edgar Allan Poe, en los que aparece constantemente la palabra.

Cannibal Holocaust

Posted in Terror de Género on julio 13, 2008 by alienzombie

Si existe una película que sobresaldrá sobre todas por su historial de controversia, es definitivamente esta. Uno de los films de explotación italiana más repulsivos, extremos y contradictorios que se realizaron en la transición de los sesenta a los ochenta. Pionera del choteado tema de los caníbales, los salvajes civilizados y el ser humano civilizado como una bestia. Una película que rompió tabúes, prohibida en infinidad de países, condenó de por vida a sus realizadores, censurada, sobrevalorada y a pesar de todo eso, considerada como una de las mejores cintas de terror, aunque de terror tenga muy poco, pues en su totalidad es puro tratamiento de explotación y gore.

Durante aquellas épocas doradas en las que el cine de explotación emergía con éxito, se dio una carrera interminable para impresionar al público, sobretodo en las producciones americanas e italianas. Estas últimas, sobrepasaron las barreras impuestas creando un cine propio, original y desagradablemente gore, único en los archivos del género. Los títulos variaban entre giallos, films mondo, spaghetti zombie’s y un sin fin de producciones que prometían superar a los rivales americanos con ese toque italiano tan característico y sangriento.

Las películas de caníbales se dieron de pronto cuando alguien descubrió que podían ser gran fuente de ingresos que había sido rara vez explotada, a excepción de los films de zombies de George A. Romero que casi introdujeron el canibalismo a la pantalla, aunque también Herschell Gordon Lewis marcaba indicios de antropofagia. Los caníbales proporcionaban una perfecta excusa para crear historias de terror y llevar más allá las experiencias de la audiencia (sobretodo en el aspecto de los efectos especiales y el maquillaje) ¿Qué mejor que un montón de salvajes acechando al hombre civilizado? Así se empezaron a dar títulos como Cannibal ferox o La Montagna del dio cannibale, en fin, muchos de dirección italiana, pero fue Cannibal Holocaust la que “patentó” este subgénero de subgénero.

La trama involucra al profesor Harold Monroe quien es solicitado por un canal de televisión para cubrir un misterioso reportaje: la desaparición de un grupo de documentalistas en la selva del Amazonas. Aparentemente, el grupo de cinematógrafos desaparecidos se habían embarcado en busca de una desconocida y salvaje tribu de caníbales jamás vista por el ojo del hombre civilizado, pero nunca regresaron de su viaje. La búsqueda empieza encabezada por el profesor Monroe quien descubrirá los horrores de la rivalidad entre dos tribus de caníbales y el terrible paradero de sus compañeros documentalistas en el llamado “infierno verde”. Ahora lo único que queda para confirmar los hechos, son un montón de latas de película.

Esta película es una obvia influencia del clásico moderno The Blair Witch Project, se ve claramente en el empleo de las grabaciones para contar una historia. De hecho la película podría dividirse en dos partes. La primera, el profesor y su pequeño grupo de expedición buscando a los documentalistas y al mismo tiempo conociendo las distintas tribus que habitan la selva. Sus experiencias e interacciones con los nativos, etc. La segunda parte, es cuando el equipo regresa a la ciudad con las grabaciones del equipo que nunca encontraron. El único testimonio que podría indicar que les pasó. Esta segunda parte es contada a través de las latas de película en una proyección compartida con el espectador que no será nada agradable.

Pocas cosas son agradables en Cannibal Holocaust, fue censurada en muchísimos países agregándose a la lista inglesa de video nasties. La violencia de esta película se ha considerado esencial para exponer un punto de vista. Incluso cuando se exagera, parecería ser totalmente real, de hecho, el director Ruggero Deodato tuvo que comparecer ante un juez para demostrar que todas las muertes humanas exhibidas en la película habían sido simuladas. Sin embargo, creo que al final, el gore es simplemente una forma llamativa de atraer audiencias aprovechándose de su morbo. Una forma fácil de hacer dinero, aunque esta película vio poco éxito (a excepción de los miles de fanáticos que la idolatran). Fue pionera en crear shock y controversia como después serían las series de Guinea Pig, Nekromantik, los films de Takashi Miike, o como fue Caligola y Saló de Pier Paolo Passolini. Este tratamiento para crear momentos perturbadores y grotescos, es probablemente el único punto donde reside la trascendencia del film (ofrece escenas que NUNCA verás en otra película).

Por más desagradables que puedan parecer las muertes humanas, todas fueron resultado de grandiosos efectos de maquillaje. Es una lástima que no se pueda decir lo mismo de las brutales muertes sin sentido de los animales que aparecieron en la película. Así es, este film tiene algunas de las escenas más desagradables de violencia contra los animales, lo cual le quita toda la credibilidad a los realizadores que supuestamente, trataban de contar la historia del hombre salvaje siendo civilizado y viceversa. Pero al caer en este tipo de actos, su punto de vista se contradice y queda como algo inválido, pues matar animales por entretenimiento es una de las cosas más insensibles e irresponsables por parte de un realizador o director, y por más aprecio y afecto que tenga esta película ante muchas audiencias, no justifica ese tipo de pendejadas. Será una carga que tendrá que llevar por siempre, algo que le resta muchísimos puntos, privándola de tener una verdadera propuesta y convirtiéndola en simplemente otro film exhibicionista de explotación.

El director (que es uno de los más odiados) dirigió esta película como parte de una trilogía enfatizada en el tema de los caníbales con Ultimo mondo cannibale (1977) e Inferno in diretta (1985). Es considerado junto con Umberto Lenzi, como el padre del subgénero de caníbales y bestialidad (aunque no fueron los únicos). Su trabajo no es particularmente asombroso, de hecho Cannibal Holocaust podría pasar por un film de Lucio Fulci u otro realizador italiano centrado en mostrar muchas tripas, empalamientos y escenas extremas (no se puede decir lo mismo de Dario Argento o Mario Bava) pero a final de cuentas los adoradores del gore quedarán fascinados, satisfechos e impresionados por siquiera imaginar los problemas que ocasionó realizar una película de este tipo, considerada como un “clásico”. Por cierto, Deodato ha confesado estar arrepentido de haber hecho la película.

Me atrevo a escribir que Cannibal Holocaust no es una película de terror. Ninguna de las situaciones que vemos en la pantalla son capaces de provocarte miedo o suspenso. Falla rotundamente en transmitir sentimientos más allá de la nausea o la repulsión. En carencia de muchas cosas, se intentó darle un mensaje social, retratando como el hombre llega a extremos crueles e impulsivos. Compara a los salvajes de la selva con los sádicos hombres de la era moderna, dejando que el espectador decida quien es el verdadero salvaje. Pero el tratamiento es tan ambiguo y trillado que la verdad no vi ningún mensaje más que una denuncia al amarillismo de los medios de comunicación, una especie de burla a los films mondo que se aprovechan de imágenes violentas para sobresalir, condicionando a la sociedad para aceptar la violencia. Pero, a pesar de exponer esto, la película cae en la misma trampa.

En conclusión, si te agradan (y soportas) los films extremos llenos de desmembramientos, tripas, decapitaciones y asesinatos explícitos (aquella famosa escena de la nativa empalada), Cannibal Holocaust es definitivamente para ti, pero recomiendo que la vean después de haber experimentado otros títulos de más bajo calibre, pues puede resultar muy perturbadora para espectadores no acostumbrados a este tipo de producciones. Por el otro lado, si estas buscando una película de terror, no tendrá mucho chiste verla, pero aun así, es un ejemplo recomendable que se ha convertido en un titulo casi obligatorio para los seguidores del terror moderno. Aunque la mayoría de las personas sólo busquen verla para sentirse muy creídos.

1987: Near Dark/The Lost Boys

Posted in Terror de Género on julio 13, 2008 by alienzombie

Escrito por: Sally Polanski

Somos la generación del vacío. O al menos eso es lo que políticos, empresarios rateros, instituciones religiosas y educativas, piensan de nosotros: los jóvenes no sirven para nada, sólo piensan en ellos, no tienen ideales, y no buscan un mejor futuro para el mundo. El vacío no es un hecho en nuestras vidas, somos mucho más que eso, todos aquellos nacidos en la década de los ochenta, podemos ser idiotas, indiferentes, frívolos, pero dentro de estas actitudes, se encuentran aires de rebeldía, de cambio, de ansias… ganas de acabar con el mundo en el cual nos encontramos y aspirar a otro.

Dos de las mejores películas de vampiros en nuestra generación, fueron The Lost Boys y Near Dark. Las dos cintas (la primera de Joel Schumacher, quien se ha movido entre churros cinematográficos y buenos trabajos, y la segunda, de Kathryn Bigelow, quien inició como pintora y realizó otras cintas destacables) se realizaron, en 1987, para posteriormente estrenarse ese mismo año, y aunque en su época la primera tuvo mayor éxito comercial, ambas marcaron a todo aquel que las vio. Los que nacimos a finales de la década de los ochenta, las vimos después, pero esto no significa que no nos hayan mostrado un mundo imposible, en ese instante posible: un mundo listo para ser dominado por unos jóvenes hambrientos de sangre: jóvenes vampiros.

Y es que muy a pesar de otros autores, quienes coinciden en que lo único común entre Near Dark (aquí conocida como Cuando Cae la Oscuridad, y en España como Los Viajeros de la Noche) y The Lost Boys (Los Muchachos Perdidos aquí, Los Jóvenes Ocultos en España), es que ambas tocan la temática del vampirismo con un toque juvenil, pero mi personal punto de vista encuentra algunas similitudes entre ambas cintas. El trabajo de Bigelow, como forma de tratar el tema, es para mí, mucho mejor, sin embargo en el aspecto estético, Shumacher, con sus vestuarios gitanos, mezclados con el espíritu de los ochenta, logra un mejor ejercicio. Hablemos rápidamente de las tramas.

En Near Dark, conocemos al chico vaquero Caleb (muchos lo ubicarán por el papel de Nathan, en Heroes), el cual queda anonadado con una joven bella y misteriosa, llamada Mae (Jenny Wright), a la que lleva a dar un paseo, intentando, sin éxito seducirla, hasta la llegada del amanecer, cuando ella quiere irse, por lo cual Caleb insiste en un beso hasta que Mae se lo da, pero el deseo la lleva a morderlo. Cuando el chico, ahora debilitado, trata de regresar a casa, con su padre y hermana, una camioneta lo rapta. Ahí conocerá a la “familia” de Mae, liderada por Jesse Hooker (el gran Lance Henriksen), seguido por el extravagante “vaquero”, Severen (Bill Paxton), la maternal DiamondBack (Jenette Goldstein) y el hombre atrapado en cuerpo de niño, Homer (Joshua Miller). Todos lo pondrán a prueba ante el difícil reto de ser un vampiro (aunque nunca se diga tal palabra).

Por otro lado, en el caso de The Lost Boys, el inicio es parecido: el guapo y joven Michael (Jason Patric), llega a la ciudad de Santa Carla, acompañado de su madre, Lucy (excelente actriz, Dianne Wiest) y su hermano menor, Sam (Corey Haim). En una feria, queda impresionado con la belleza de una extraña mujer, Star (Jami Gertz), sin embargo ella es novia del líder de una banda de “motociclistas”, llamado David (el maravilloso, Kiefer Sutherland), quien reta a Michael a una carrera, y después a beber de una extraña botella, al hacerlo, el chico comienza a convertirse en un vampiro, ante la preocupación de su hermano, madre y dos “adolescentes cazadores de vampiros”.

La manera en la que la temática de cada cinta está manejada es muy diferente, por lo cual, no debemos ver este escrito como una comparación, sino como un análisis de la  importancia de ambas películas para una nueva idea de los vampiros, sobre todo en el ámbito juvenil. En las dos, vemos una generación desolada por el mundo adulto, sin embargo en ambas hay un adulto líder del grupo de jóvenes, lo cual puede ser la idea de alguien con experiencia que guíe a la juventud desorientada para encontrar un camino u asilo en el reino de la oscuridad y la vida eterna.

También hay ciertos puntos en los cuales los dos filmes coinciden, por ejemplo: el detonante para entrar en el mundo de los vampiros, es la atracción hacia una mujer; Michael desea a Star y Caleb busca a Mae. Esto presenta una confrontación con los sentimientos de estas chicas, sobre su vida como seres nocturnos, o la posibilidad de amar realmente, por lo tanto protegerán a sus hombres amados (suena cursi, pero así es), pero tratarán de mantenerse con el grupo de vampiros.

La familia, también es un tópico importante. Caleb tiene a su hermanita y a su padre, mientras Michael a su hermanito y a su madre (muy gracioso que sea en un caso la madre soltera, y en el otro el padre), quienes son el apoyo para alejarse de la “maldición” (afrontémoslo, las dos películas presentan el hecho de ser un vampiro como eso, una maldición), representada por ser un muerto en vida. En este caso, se puede decir que estos filmes, terminan por rescatar conceptos como el amor (tanto de pareja como familiar), la unión, el coraje, la valentía, en fin, los valores típicos.

Pero, a pesar de manejar un gran número de coincidencias, estos filmes son bastante distintos. Lost Boys, maneja el tema de forma divertida con gags típicos de la época como cuando Sam vence a uno de los vampiros quemándolo contra una rockola y grita: Death by Stereo! O cuando el protegido de Star, el pequeño Laddie, comienza a transformarse en vampiro y uno de los hermanos Frog (son Alan y Edgar, en clara referencia a un gran escritor de terror, demasiado obvio), grita: Holy shit! It’s the attack of Eddie Munster! Más la frase final del abuelo de Michael, la cual no se puede decir, mejor vean la película.

Mientras Lost Boys lo hace así, Near Dark, le da un toque más terrorífico, con una ambientación bastante densa, sin tiempo para chistes que alejen el miedo del espectador. Sus vampiros son más interesantes, por ejemplo, la idea de Jesse Hooker, quien a pesar de matar, prefiere de descansar, lo cual se ve cada vez que está con DiamondBack, con quien recuerda de manera sutil, los momentos durante su larga vida. Contraste total con el fuerte personaje de Severen, quien durante todo el filme mantiene una actitud de vaquero moderno, y resulta ser el más contrastante en el equipo. Estos tres personajes (sobre todo Severen y Hooker), terminan por opacar a la tímida Mae, o al chocante (disculpen la expresión, pero lo detesté), Homer. Y le dan a la cinta, momentos de reflexión (la valoración del hecho de ser vampiros), de belleza visual (las escenas nocturnas en las que se preparan para alimentarse) y sobre todo de una paz inexplicable, que sólo puede entenderse hasta que se ve el filme.

Creo que lo último que podría decir, es que se trata de dos buenas películas de vampiros, que introdujeron este tema en los jóvenes, y en esto radica su gran importancia. Si bien una lo hizo de un lado más cómico, y la otra retomó elementos del western, para mostrar su argumento, las dos a fin de cuentas, son de horror, tienen secuencias impactantes, maquillaje bueno, actuaciones rescatables, pero sobre todo, una propuesta innovadora, que después cambió al mundo de los vampiros. Las dos son muy recomendables, con un ritmo que nunca cae (para que no se aburran), escenarios nocturnos excelentes, una idea del uso de la sangre como una especie de droga, y claro, una banda sonora inolvidable.

Sólo para fans o curiosos, el chico que hace de Homer en Near Dark, Joshua Miller, es medio hermano de Jason Patric, Michael en The Lost Boys. Y sobre las bandas sonoras, el hombre corpulento que toca el saxofón en Lost Boys, es Tim Capello, y su canción es I Still Believe, el gran cover que aparece a People are Strange de The Doors, corre a cargo de aquella buena banda, que fue Echo and the Bunnymen, finalmente la canción emblema de la película, Cry Little Sister, no es ni de Bauhaus, ni de Sisters of Mercy (no estoy muy segura si ellos después hicieron covers), sino de Gerard McMann. Por otro lado, el soundtrack completo de Near Dark, fue hecho por un grupo alemán ya clásico, llamado Tangerine Dream.

Por último, les dejo con la idea de que esta juventud no es vacía, en realidad nunca lo ha sido, por más que las instituciones o gobiernos nos lo hagan creer, el punto es no olvidarlo. Estas películas nos muestran a esa juventud, alejada de toda autoridad, viviendo en su propio mundo, con sus reglas específicas, una especie de utopía que tal vez no se encuentre tan lejana.

Pumpkinhead

Posted in Terror de Género on julio 9, 2008 by alienzombie

Stan Winston falleció el 15 de Junio de este año dejando un terrible vacío en la industria de los efectos visuales, ya que su nombre apareció en un centenar de títulos, algunos buenos, otros malos, pero siempre con el increíble trabajo y esmero de un hombre que creaba más que monstruos mecánicos e ilusiones por computadora, Winston creaba personajes, les daba una historia, una personalidad y los claros ejemplos son sus memorables dinosaurios mecánicos a tamaño real de Jurassic Park, o aquellos abominables e indestructibles cyborgs de Terminator 2: Judgment Day y como olvidar a Predator, aquel extraterrestre melenudo y destructivo. En pocas palabras, ese hombre era un mago ingenioso que llevó los efectos especiales a niveles ambiciosos pero posibles.

Aunque su departamento usual eran los efectos especiales, Winston también se aventuró a dirigir un film allá de 1988, basado en un poema de Ed Justin, demostrando su interés en contar historias clásicas de demonios y venganzas. Fue toda una aventura, el resultado es un film de monstruos con la receta elemental y siempre efectiva que tan bien funciona en la obscuridad y con palomitas. Una película entretenida con ideas interesantes que aunque no sean del todo originales, llaman la atención de los espectadores que esperan pacientemente ver jóvenes machacados por un demonio de más de dos metros de altura con muy mal temperamento.

La trama involucra a Ed Harley, un pacifico campesino que vive con su hijo, Billy en una remota zona rural donde se ganan la vida atendiendo un pequeño puesto de abastecimientos. Pero la paz se destruirá con la llegada de un grupo de adolescentes hijos de papi que llegan para probar sus nuevas motonetas, causando un terrible accidente que acaba con la vida de Billy. Los infames jóvenes huyen de la escena y Ed es consumido por el terrible deseo de la venganza. Las leyendas lugareñas hablan de un ser demoníaco que puede ser invocado con ayuda de una extraña anciana para que cumpla todos los deseos vengativos del hombre. Ed se embarca en un terrible pacto para poder vengar a su hijo, aunque las consecuencias de su acto sean irremediables.

Pumpkinhead es una historia sencillita que se desarrolla demasiado rápido teniendo algunos problemas de continuidad que se pueden ignorar por supuesto, ya que el chiste de la película es el terror que aparece y desaparece y vuelve a aparecer, dejando muchas cosas a la imaginación, siendo predecible en otras, muchos pueden tacharla como un film mas de terror que alguien se sacó de la manga ¡y definitivamente lo es! Por eso es una divertida mezcla de slasher flick con monstruo gigante y voraz al estilo de Alien y el típico tema de la venganza y sus consecuencias. Aparte tenemos aspectos más “folclóricos” como la leyenda que se cuenta de generación a generación, el pacto de sangre, los bosques nebulosos y tétricos con árboles retorcidos y sapos croando, la bruja ermitaña que vive en una descuidada cabaña, “olvidada por Dios” como dice en una parte.

Los sucesos que van ocurriendo cambian constantemente tu visión de los personajes y la trama llevándote de la ternura al deseo de venganza y el terror. Los adolescentes son odiosos y en cuanto cometen sus crímenes, deseas que algo malo les pase. Sin embargo, cuando vemos al demonio en la pantalla cambiamos de parecer, esto se me hace típico de este tipo de películas donde se busca mantener en constante cambio al espectador para que no experimente la misma sensación durante el transcurso de la película. Aunque se inclina a ser un film casi moral, es también como una historia de hadas o una leyenda que cuentan los niños exploradores alrededor de una fogata. Las locaciones son totalmente rurales con la típica cabaña (lugar predilecto para machacar adolescentes), los personajes son gente sencilla del campo y tal vez por eso sentimos tanta pena cuando algo les sucede, en cambio los citadinos pueden ser decapitados y aplastados hasta morir.

El monstruo, a pesar de titular la película, se muestra tímido en algunas escenas y evita mostrarse del todo, aunque podemos apreciar sus largos brazos y piernas, su gigantesco cráneo y sus afilados dientes, así como las expresiones que marcan su rostro cuando encuentra una víctima. Los diseños de Stan siempre serán recordados por ser particularmente originales, y Pumpkinhead no es la excepción, aunque no fue operado por el maestro de los FX sino pos sus asistentes, ya que él se encontraba muy ocupado detrás de la cámara. Por cierto, este curioso monstruo se ha convertido (como muchísimos más) en objeto de culto y admiración, teniendo figuras de acción, historietas y tres secuelas que por lo poco que sé, son inferiores a la original.

Lance Henriksen (Aliens, Dead Man, Near Dark) era un amigo cercano de Stan Winston y durante los ochenta tuvieron una relación laboral muy fuerte apareciendo en los créditos de las mismas películas. Supongo que por ser grandes amigos, Winston le concedió el papel protagónico a Henriksen, pero no sólo fue amistad, pues estamos hablando de un gran actor de serie B que ha encarnado muchísimos personajes en su mayoría de naturaleza obscura. En Pumpkinhead, permanece toda la película bajo la expresión de la venganza y el dolor, interpretando ni a un héroe ni a un villano, simplemente a un hombre agobiado por un deseo ciego. También aparece un peculiar actor barbudo que trabajó mucho con John Carpenter, se trata de George Buck Flower, un versátil intérprete casi siempre secundario por desgracia.

Si te gustan las películas de monstruos sedientos de sangre que gustan de esconderse en las sombras y repartir mordidas y rasguños por doquier, Pumpkinhead es un ejemplo perfecto y placentero que no te decepcionará. Por otro lado, también tiene momentos de suspenso y hasta sacrilegios (al monstruo no le agradan las cruces), como toda producción ochentera, la sangre y la violencia varían con las muertes, pero puedo adelantar que el simpático y viscoso demonio tiene una fijación por los cráneos humanos, así que ya se imaginaran el peor de los casos. Pero mejor no se lo imaginen y vean la película, aunque en nuestro país sea difícil de conseguir, en general existen pocas versiones para el público, en fin, si pueden consíganla, pero les advierto que no esperen una trama muy complicada, actuaciones mas allá de ser convincentes o una superproducción, es sólo una película para asustar audiencias y crear pesadillas. Aparte es interesante apreciar el intento de Winston detrás de la cámara, teniendo buenos resultados, sobretodo en la fotografía y las ambientaciones.

Stan Winston
1946-2008