Cemetery Man (Dellamorte Dellamore)


Michele Soavi fue una de las últimas promesas del cine de terror italiano. En su época fue apadrinado por el maestro Dario Argento quien producía constantemente sus films. Empezó en 1987 dirigiendo una slasher italiana de culto conocida como Stage Fright o Aquarius aunque el título original sea Deliria, una película muy bien recibida por la creciente audiencia que gozaba del gore y el splatter. En 1989 sigue con La Chiesa y La Setta en 1991. Sus trabajos como director son casi siempre televisivos y su rostro es fácil de reconocer en películas de Lamberto Bava, Joe D’Amato, Lucio Fulci, Ruggero Deodato o el propio Argento, donde aparece interpretando papeles pequeños.

Su “status” de director prometedor cambia a director de culto en 1994 cuando trabaja en Cemetery Man, u originalmente titulada Dellamorte Dellamore, una película de zombies, reflexiones, amor, soledad, humor, sexo y mucho gore. La respuesta de los fanáticos es tal, que Soavi se convierte en un realizador respetado y aplaudido, y es que su trabajo en Cemetery Man es buenísimo, desde la fotografía, las actuaciones, la música, supo como poner todo junto y el resultado es un film de zombies refrescante y original, un contraste con las producciones italianas de muertos vivientes que generalmente son muy aburridas y pretenciosas.

Francesco Dellamorte (Francisco de la muerte) es el cuidador del cementerio en el pequeño pueblo de Buffalora en Italia. Un cementerio que dice “RESVRRECTVRIS” justo en la entrada. Francesco no sólo tiene que lidiar con la soledad y el desprecio que tiene hacia los vivos, también debe aniquilar a los muertos que reviven cada noche para tocar a su puerta. Junto con su asistente mudo y casi autista Gnaghi, Francesco mantiene orden en el cementerio hasta que los vivos empiezan a meter la nariz desencadenando una seria de reflexiones en la cabeza de Francesco. Su relación con los vivos podría ser aún más peligrosa que su relación con los muertos, e incluso una persona normal, podría resultar más peligrosa que un muerto viviente.

La película tiene una trama o sinopsis difícil de explicar en palabras simples y rápidas. Intervienen muchos personajes, cada uno aporta algo bueno o malo y todo tiene un sentido en la historia, nada queda sobrando. Tenemos al único amigo de Francesco que irónicamente se llama Franco. La actriz que interpreta varios papeles femeninos demostrando que el amor siempre es igual, etc. No es sólo una película de zombies llena de gore, es una metáfora divertida, irónica y cruda de cómo un hombre lidia con la sociedad, el amor y la muerte, una serie de relaciones difíciles de afrontar. No quiero meterme mucho en asuntos existenciales así que será mejor que cada quien vea la película y llegue a sus propias conclusiones.

La película está basada en la novela de Tiziano Sclavi que tiene un título parecido. Está inspirada en las historietas de Dylan Dog, creadas también por Sclavi, donde un detective de pesadillas tiene que pelear contra lo sobrenatural en situaciones surrealistas. Francesco Dellamorte resulta ser una especie de “alter-ego” italiano para Dylan Dog en algunos números del comic. Aunque la estética del comic es evidente en los escenarios, vestuario, personajes y demás aspectos de la película. Ésta no es una adaptación tal cual y reserva algunas cosas para su originalidad (incluso cuando Rupert Everett usa casi el mismo vestuario que Dyaln Dog). La adaptación oficial del comic viene hasta el 2009 bajo el título de Dead of Night.

Rupert Everett es el encargado de interpretar al pesimista y sarcástico Francesco. Hace un papel particularmente obscuro, seco, pero también lleno de humor, de hecho llegas a simpatizar y a entenderte con el personaje. El ilustrador italiano Claudio Villa vio a Everett en la película Another Country y lo tomó como modelo para crear a Dylan Dog (hasta en eso recaen los parecidos entre el comic y la película). También podemos destacar a Gnaghi, el mudo ayudante del cementerio quien no dice una sola palabra en toda la película. Lo interpreta François Hadji-Lazaro a quien reconocerán en producciones de fantasía francesas como Le Pacte des loups o La Cité des enfants perdus. Por último quiero homenajear a la bellísima modelo Anna Falchi quien nos deleita durante toda la película con su hermosura y su exagerada voluptuosidad.

Los efectos especiales no podían faltar, ya que Soavi fue asistente de creadores tan imaginativos como Terry Gilliam, de hecho la muerte que sale en Cemetery Man es casi idéntica a la que vemos en The Adventures of Baron Munchausen. Del lado imaginativo tenemos a Gilliam como su maestro en cuestiones de escenografía y ambientación. El otro lado de los efectos especiales, es el gore, porque Soavi también fue asistente de Argento y Lamberto Bava, aprendiendo a crear los efectos de splatter más divertidos que se hayan visto en el estilo de Peter Jackson. Los zombies mueren solo de una forma (el disparo al cerebro) pero eso no significa que liquidarlos sea una tarea monótona, aparte ellos también infligen daño (¡escenas de mordiscos!).

El cementerio es posiblemente el más bonito que verás jamás, lo cual, supongo, fue hecho con la intención de crear un contraste, pues un lugar donde se entierran cadáveres no produce sensaciones agradables, pero para Francesco Dellamorte es el lugar ideal, lejos del pueblo y sus habitantes (aunque eventualmente decida escapar). La pequeña casa donde reside Francesco es un lugar descuidado y rustico que demuestra el poco interés que tiene por las cosas materiales y que busca la belleza en cosas más profundas y complicadas que no logra explicar: el amor y la muerte, del título original Dellamorte Dellamore.

Los vivos no son una tarea fácil para Francesco, conforme la película avanza el personaje empieza a desaparecer en su mundo mientras el espectador formula sus propias preguntas. Definitivamente es un film para inadaptados, creo que tenemos que aprender a estar en paz con nuestra soledad. Resulta irónico que Franceso lidie con muertos vivientes a diario y no tenga problema alguno, pero cuando se encuentra con una persona la situación cambia y puede ser devastadora hasta el punto en que no puede dejar de ignorarlos y tiene que hacer algo con ellos (como aquellos motociclistas del pueblo).

Muchas reflexiones y preguntas sobre el amor, pero no es una película cursi. También muchas reflexiones sobre la muerte, pero no es una película pesimista o pretenciosa. Creo que Cemetery Man es una mezcla de estados humanos desde un punto de vista surrealista que nadie podría concebir. Es todo un viaje de pensamientos que podrían sonar choteados u obvios, pero al final son de una naturaleza cuestionable y fascinante. Aparte, claro, tiene momentos de risa y terror que no defraudarán a nadie. En conclusión, Cemetery Man es un film original y existencialista lleno de sexo, humor y gore, creo que hacer una mezcla coherente e imaginativa de todo eso, definitivamente está cabrón.

2 comentarios to “Cemetery Man (Dellamorte Dellamore)”

  1. Anónimo Says:

    Muy bien tu reseña!

  2. me encanto tu resena!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: