Archivos para diciembre, 2008

Eye of the Devil

Posted in Terror de Género on diciembre 31, 2008 by alienzombie

Escrito por: Sally Polanski

El manejo del satanismo en el cine es de lo más común. Hoy en día, se puede decir que incluso se ha abusado de este tema, llegando a pervertirlo. Sin embargo su trabajo inicial es bastante respetado y fue trabajado por grandes autores. Una de las cintas que pasó desapercibida en su época y fue duramente criticada es “El Ojo del Diablo” (Eye of the Devil, 1966), protagonizada por cinco maravillosos actores que hoy han desaparecido: Deborah Kerr, David Niven, David Hemmings, Donald Pleasence y Sharon Tate.

Retomando la idea inicial, se puede decir que el cine sobre satanismo, inicia con la tradición de brujería (en muchos casos, ambos temas van de la mano). HAXAN, una cinta alemana de 1922, en la cual se habla de la brujería, sin dar una gran explicación, sino mostrando imágenes sorprendentes, como manifestaciones de Satanás y haciendo alusiones a la adoración de este ser por parte de las llamadas “brujas”, es un gran ejemplo de los inicios de este subgénero. Sin embargo, no fue hasta finales de los cuarenta que el tema del diablo se pudo tratar de forma más abierta (ya pasada la Segunda Guerra Mundial). Al decir esto, no digo que no se hablara de satanismo, sino que no se hacía de manera directa. 

eye_01

Es cuando a partir de los cincuenta aparecen filmes como Night of the Demon (1958) del versátil Jacques Tourneur, Black Sunday (1960), del maestro Mario Bava o The Masque of the Red Death (1964), del gran Roger Corman. Es por eso, que con la fiebre sesentera por ahondar en el tema, el director J. Lee Thompson, crea Eye of the Devil, basándose en la novela Day of the Arrow, de Philip Loraine. En el filme, asistimos a la vida de Philippe de Montfaucon (interpretado por Niven), una especie de aristócrata inglés, quien repentinamente debe viajar al pueblo donde nació, debido a una mala cosecha que afecta a toda la población.

Su esposa, Catherine (interpretada por Kerr), se muestra preocupada por el repentino cambio en la actitud de su esposo, por lo cual lo sigue llevándose consigo a sus pequeños. Antoinette y Jacques, ya el que el niño se pone misteriosamente mal sin su padre. Al llegar al extraño pueblo, Catherine conocerá a los hermanos de Caray, la bella Odile (Sharon Tate) y el asesino de palomas, Christian (David Hemmings). Ambos la asustarán, como también lo hará, la extraña actitud de su esposo y del cura del lugar, Dominic (el gran Pleasence). Las sospechas de Catherine irán hacia la participación de su esposo en rituales dedicados al diablo, y la confirmación de ésta, la llevara a vivir pesadillas extrañas y persecuciones macabras, que culminarán en tragedia.

eye_02

Bien se dice que al pueblo lo que el pueblo pida, y creo que este dicho se cumple a la perfección en el filme. Si bien, puede que en algunos momentos la idea del diablo queda de lado (sólo se nos muestran escenas de los rituales, el medallón de Odile que da nombre a la cinta, y la idea de los doce monjes que más la víctima forman el cabalístico, número trece), la película cumple su propósito a la perfección: nos habla de las tradiciones arraigadas en los antiguos pueblos, sobre todo de Inglaterra, donde el culto al diablo como parte cotidiana de la vida, es de lo más común. En este caso, se rescata la idea del sacrificio humano para salvar las cosechas.

Con esto no quiero decir que el filme sea lo mejor que se ha hecho en satanismo, de hecho queda muy debajo de cintas como Rosemary´s Baby (1968, curiosamente de Roman Polanski, quien fuera esposo de Sharon Tate antes de su trágica muerte), The Exorcist (1973, William Friedkin) o The Omen (1976, Richard Donner), sin embargo, rescata la idea popular del culto al diablo, con imágenes sorprendentes y demostrando, con los personajes de Hemmings y Tate, que la belleza siempre lleva escondida maldad.

Aunque el filme exagera en el uso de flashbacks ya vistos para explicar las situaciones (por ejemplo, vemos como diez veces la imagen de Christian apuntando con su arco), también la presencia de Niven es casi imperceptible, cuando él y Kerr eran las estrellas del filme, por otra parte, tanto Tate como Hemmings, pasan casi desapercibidos y sus líneas son demasiado solemnes, lo cual termina por afectar sus interpretaciones, sobre todo la de Tate, quien a pesar de todo, da una buena actuación si la comparamos con su trabajo en Valley of the Dolls (1967).

eye_03

Otros errores recaen en el trabajo de edición rápida, el cual es demasiado y el espectador puede llegar a perderse de algunas imágenes, que pudieran interesarle. Por otro lado, Deborah Kerr, quien desde mi punto de vista fue una gran actriz, repite la interpretación que realizó en esa tenebrosa película de fantasmas llamada The Innocents (1961, Jack Clayton), sólo que en este caso no desea salvar a los niños, lo cual será el mayor error de su personaje.

Bueno, sí, afrontémoslo, esta no es la mejor película hablando del tema satanismo, pero creo que fue de las primeras en mostrarlo de forma más abierta y manejando simples imágenes o simbolismos para crear miedo, lo cual en algunos momentos consigue, y muy bien, y tiene escenas memorables como el hipnotismo de Tate a Kerr y cuando su personaje, Catherine es  atacada por unos monjes demoníacos. Por lo tanto, se le debe dar más mérito, y debe ser vista, por cualquier fanático no sólo de este subgénero del terror, sino de todo el cine de terror en general. Por otra parte, se me hace curioso que los actores principales del filme ya no estén vivos (y no lo expreso en un sentido morboso), siendo la muerte de la hermosa y dulce Sharon Tate (de quien me declaro fan incondicional), la más triste y trágica.

Eye of the Devil, hace honor a su nombre al mostrarnos el mundo detrás de los ojos del diablo y que poderosos éstos pueden llegar a ser. El miedo siempre comienza con una sospecha, pasa a lo psicológico, para que, justo en el momento en el cual creemos haber enloquecido, nos demos cuenta de que todos nuestros temores eran ciertos. Esto lo demuestra muy bien esta cinta, la cual recomiendo reverse y revalorarse. Por cierto, el final logra salvar todos los fallos del filme, ¡buenísimo!

The Puppet Masters

Posted in Terror de Género on diciembre 30, 2008 by alienzombie

Hay películas de ciencia ficción que funcionan, y otras que de plano lo intentan y cuentan con todo, pero fallan inexplicablemente. Este es el caso de una película poco citada o recordada debido a que pasó desapercibida por la poca dedicación que tuvo. Me refiero a The Puppet Masters adaptación de la novela homónima de Robert A. Heinlein que ya se había llevado a la pantalla en 1958 de manera no oficial como The Brain Eaters. Un film que (tengo entendido) decepcionará a los fanáticos de la novela que es similar a The Body Snatchers, otra novela de ciencia ficción que involucra invasores parasitarios y connotaciones sociales.

Siendo un fanático del cine que contiene alienígenas hostiles amenazando a la raza humana, me sentí obligado a ver este título y lo hice con grandes esperanzas incluso cuando las pocas críticas que encontré no auguraban nada bueno. Las ignoré y conseguí la película. Confieso que con cada cosa que uno ve, The Puppet Masters resulta un film tranquilo, predecible y pasable, que desgraciadamente se te olvidaría con facilidad si no le encuentras un lado positivo, así que decidí dedicarle una reseña para al menos tenerla presente y darle un poco de relevancia.

Un grupo de agentes especiales del gobierno Americano es enviado a investigar un pequeño pueblo en Iowa donde según imágenes captadas por satélite, un OVNI acaba de aterrizar. Los residentes del área han montado un escenario y cobran a las personas para ver la presunta nave. Sin embargo, los agentes (supuestamente disfrazados de turistas) descubren que todo es un elaborado engaño por parte de los huéspedes alienígenos que se han ido apoderando de los habitantes del pueblo desde que aterrizaron. Los agentes serán atacados por los nuevos inquilinos que bajo su disfraz humano se han apoderado del poblado por completo.

puppet_01

El poblado es puesto en cuarentena, pero uno de los bichos logra colarse entre los agentes del gobierno mandando un cargamento de huevos e infectando a varios miembros. Después de un atentado mayor contra el mismísimo presidente, se toma acción federal y el ejército es desplegado para combatir a los bichos mientras los científicos intentan descubrir una debilidad en el enemigo que se multiplica rápidamente.

La película empieza muy bien con la inusual llegada de la nave y algunos inesperados momentos que ayudan a crear la atmósfera de incertidumbre. Después se nos presentan a los personajes y el espectador divisará a los héroes evidentes. Así la situación se plantea y el problema de los parásitos es establecido junto con algunos tiroteos, persecuciones y más momentos inesperados. Sin embargo, después de los primeros cuarenta minutos todo empieza a decepcionar, desmoronarse y caer en lo ridículo. No puedo contarlo tal cual porque significaría contar el resto de la película.

Donald Sutherland sobresale entre el elenco de desconocidos (aunque hay varios rostros conocidos en la serie B) e interpreta el papel de… Donald Sutherland en una mala película. Eric Thal tiene el papel protagónico y aprovecha constantemente para enseñar los músculos. La dirección está a cargo de un tal Stuart Orme y el guión está firmado por Terry Rossio y Ted Elliott, guionistas en constante coalición, responsables de guiones para Godzilla, Shrek, Pirates of the Caribbean entre otros éxitos comerciales.

puppet_02

Curiosamente, algunos miembros de viejas películas que involucran alienígenas parasitarios poco amigables aparecen en The Puppet Masters. El más evidente es Sutherland quien combatió invasores en Invasion of the Body Snatchers de 1978. Keith David también peleó aliens en The Thing de 1982. Finalmente, Yaphet Kotto, quien tiene un papel secundario y terrible incluso cuando fue uno de los últimos sobrevivientes de la Nostromo en Alien. No estoy seguro si este elenco fue elegido a propósito o simplemente cubrieron las expectativas para los personajes, aún así, las actuaciones no son muy sobresalientes que digamos.

En los noventa los efectos por computadora se empezaban a desarrollar y ya se utilizaban como alternativa para la construcción de modelos o criaturas. The Puppet Masters no es la excepción y cuenta con desagradables e inverosímiles efectos de ordenador. Por otro lado, los parásitos o “caracoles” como les llaman en la película, son probablemente lo que mejor se ve en la pantalla, incluso cuando emiten ese insoportable y repetitivo chillido. Los modelos se ven orgánicos y escurridizos, creo que son lo más decente de la película e involucran una serie de mañas que valían la pena pero casi no se explotaron.

Básicamente lo que hacen los parásitos es adherirse a la espalda del huésped humano colocándose entre los omóplatos. Después proceden a penetrar el cerebro con una especie de tentáculo puntiagudo y aferrarse a la espina dorsal con ayuda de unos ganchos. De esta forma, el parásito tiene control total sobre el sistema nervioso de su víctima y lo controla asimilando su estructura genética y demás. Las víctimas tienen el típico carácter apático y frío que se maneja en este tipo de films y los bichos les proporcionan una fuerza sobrehumana. Pero, también pueden ser notados bajo la ropa y cualquier daño infligido en la víctima será inflingido en el parásito.

puppet_03

La trama es predicable, orillando al espectador a sospechar un final feliz, hollywoodense y cursi. Cuando tienes esa sensación, no te queda nada más que esperar algo interesante o curioso. Por desgracia esos momentos no abundan en The Puppet Masters y el transcurso de la película se torna tedioso, los momentos de acción y suspenso se vuelven repetitivos, e incluso es fácil deducir que va a pasar, convirtiéndose en otra simple película de corte casi televisivo a la que nunca le dedicaron mucho esfuerzo.

Un año antes Abel Ferrara había entregado su versión o mejor dicho, visión de los famosos invasores de cuerpos en Body Snatchers, una película poco apreciada que ciertamente triunfa en los puntos que The Puppet Masters falla. Encontré cierta influencia y similitudes entre estas dos cintas, tal vez fue una nueva intención de traer aliens parasitarios a la pantalla, pero no resultó muy espectacular u original, pues en los noventa los efectos especiales trajeron de moda otro tipo de invasores que atacaban a gran escala con rayos y naves. Otro film noventero de aliens que traía un concepto parecido fue Species de 1995.

Sobre lo demás, la película cuenta con buenos momentos como la interfase entre el parásito y su huésped, el suicidio de una de las víctimas inyectándose aire, los niños infectados que afrontan al ejército, la comunicación de los parásitos que resulta casi graciosa, la niñita dejando huevos en el buzón, el hijo infectando a su propia madre, los momentos de tensión cuando alguien dice “quítate la playera” y una de las escenas finales en la orgía de identidades consumidas por los extraterrestres. Lástima que sean sólo escenas en una película de casi dos horas.

Aunque esta reseña no suene muy positiva y aunque este film tenga pocos momentos en verdad de terror o suspenso, creo que The Puppet Masters es lo que conocemos vulgarmente como un film “palomero” que deberías ver SÓLO si te llega la oportunidad. Si te rompes la espalda para conseguirlo como yo, tal vez puedas arrepentirte, pero si te gustan las películas genéricas de disparos, aliens, conspiraciones y final feliz, pues entonces deberías echarle un ojo. Por mi parte, recuerdo haber sentido una terrible decepción pero después de verla nuevamente me tranquilicé y llegué a una conclusión: he visto peores, y seguramente ustedes también, así que si llegan a tener la remota oportunidad de verla, considérenla como un intento fallido, no esperen algo original, sobresaliente o innovador.

The Howling

Posted in Terror de Autor on diciembre 22, 2008 by alienzombie

La película de hombres lobo por excelencia según muchos fanáticos del género que han seguido de cerca a los peludos y poco amigables protagonistas habitantes de la pantalla desde los gloriosos años de la Universal, pasando por la Hammer (aunque sea un solo título) y un montón de título buenos y malos. Sin embargo, el film que reseñamos fue el encargado de renovar la mitología de los licántropos ya que llegó a rincones nunca antes alcanzados, sobretodo en el campo de los efectos especiales y el look de las criaturas.

The Howling es un film citado tanto en libros como en sitios de Internet, y es una película de la que se ha dicho mucho así que trataré de sintetizar y no sonar repetitivo, pues muchos fanáticos del género están familiarizados con ella. Para empezar podemos decir que la película está basada en la novela homónima de Gary Brandner, un escritor norteamericano de terror que publicó una trilogía de libros sobre licántropos. Aparentemente la saga de películas tiene poco que ver con sus novelas.

Las malas lenguas dicen que la película no le hace justicia a la novela, y haya o no variaciones dramáticas, la trama vendría siendo la siguiente. Karen White es una reportera que  tras un fatal encuentro con un asesino serial, es enviada a una aislada colonia de reposo para poder recuperarse del trauma con su esposo Bill. La comunidad al principio parece un lugar ideal para descansar (incluso con sus pintorescos habitantes) pero eventualmente empezará a enseñar su verdadero rostro. Es todo lo que puedo revelar de The Howling, lo demás está en la película y creo que es obvio.

howl_01

El guionista es John Sayles, quien se encargó de otras monster movies clásicas como Alligator y Piranha, aparte de dirigir y actuar (en The Howling tiene un breve cameo como el encargado de la morgue). En la silla de director tenemos a Joe Dante, el responsable de los Gremlins, Piranha, Innerspace y Small Soldiers. Su trabajo se reconoce por un estilo caricaturesco, chusco y lleno de homenajes a sus ídolos de la niñez. Es uno de esos directores ahora considerados de culto por su manejo de lo fantástico y probablemente fue The Howling la película que resaltó sus talentos al público (aunque él no era el director original).

El cast está plagado de los amigos y héroes de Joe Dante que casi siempre aparecen en sus películas. Por ejemplo, tenemos a Dick Miller (A Bucket of Blood), Kevin McCarthy (Invasion of the Body Snatchers), Robert Picardo (Gremlins 2: The New Batch), Roger Corman, John Carradine, en fin, muchos rostros se repetirían en las siguientes películas de Dante. En el papel protagónico tenemos a nada más y nada menos que Dee Wallace, una actriz de género por excelencia que interpreta un papel muy dramático y melancólico. Christopher Stone interpreta a Bill y volvería a compartir créditos con Wallace en Cujo. Por cierto, muchos de los personajes llevan nombres de directores de películas de hombres lobo en obvio homenaje de Dante.

Quizá el aspecto que la gente más recuerda de una película como esta, son los efectos especiales, y no me refiero a exagerados monstruos creados por computadora como ahora. Me refiero a verdaderos efectos, y es que The Howling fue y siempre será un film pionero y visionario en el aspecto de las criaturas y sus metamorfosis. El señor a cargo de convertir un ser humano en un demoníaco licántropo bípedo de dos metros de altura, fue Rob Bottin un maestro en ilusiones con látex y goma que también se ganó los aplausos por su trabajo en The Thing.

howl_02

Rick Baker originalmente era el encargado de los efectos especiales, pero abandonó el proyecto para trabajar en otra película de hombres lobo, An American Werewolf in London, también de 1981 y también aplaudida por sus efectos especiales. Siempre se ha mantenido un debate entre estas dos películas, acerca de cual le copió a cual, cual da más miedo, cual es la original, pero la verdad, lo único que tienen en común son la renovación de las bestias y los homenajes a las viejas películas de licántropos. Joe Dante y John Landis trabajarían juntos en Twilight Zone: The Movie demostrando no tenerse resentimientos algunos.

Pasando a las transformaciones, son sinceramente, de las más notables y realistas que jamás se verán en una película de este tipo. Hoy es común esperar una transformación decente en alguna película genérica de hombres lobo, pero en aquel entonces ese terreno era algo poco explorado y menos desarrollado. A partir de las técnicas de Baker y Bottin, las películas de hombres lobo tomaron un giro hacia el lado de los efectos especiales asombrosos y el gore, una parte de la llamada “nueva carne” desatada por Ken Russell y David Cronenberg, o sea, la transformación del ser humano en una criatura primordial o futura.

Aunque los efectos son la parte más asombrosa del film, y por lo tanto la que causa más sensaciones en el espectador. No podemos ignorar la genial ambientación creada por Dante en la colonia, este espeso bosque con verdes concentrados y altísimos árboles de cuento de hadas junto al mar, totalmente alejado de la civilización. La locación es un poco exagerada y fantástica como en The Company of Wolves de Neil Jordan, otra de hombres lobos. También los personajes resultan buenos elementos para acentuar la situación de misterio, la mayoría de ellos personas comunes que mantienen una conspiración, un secreto inimaginable para los protagonistas, creando una atmósfera de suspenso muy bien lograda.

howl_03

El aspecto de los hombres lobo es en verdad aterrador, y de hecho hasta de una resemblanza demoníaca lo cual ayuda a darle cierta mitología al personaje que se maneja rompiendo algunos clichés impuestos por cintas anteriores. También llamados Shapeshifters, el término resulta más antiguo y especifico cumpliendo el gol que Dante buscaba: mezclar la modernidad con lo antiguo, la razón con la creencia, lo civilizado con lo salvaje y ultimadamente, el bien contra el mal, algo que puede derivar de la novela misma, aunque no estoy en posición de opinar, pues no la he leído. Sea cual sea la analogía, The Howling refresca con su manejo de lo oculto y lo sobrenatural de una forma casi pagana pero presente hasta en las personas más racionales. De hecho, estoy casi seguro que fue la película que introdujo el aspecto sexual en la licantropía.

El éxito de la cinta se encontró peleando con la cinta de Landis aunque ambas eran de Universal, sin embargo, The Howling desarrolló su propio camino hasta convertirse en una saga con continuaciones sumamente inferiores a la original. La combinación de sexo y violencia del film de Dante fue sobre explotada en las continuaciones que llegan hasta la séptima entrega (a mi me bastó con la segunda) y carecen de los efectos especiales, el guión, la dirección y las interpretaciones, o sea, pura explotación. También existen los pequeños rumores del posible remake que sufriría la cinta en estas épocas de rehacer clásicos. Por suerte son sólo rumores menores y confieso que me he mantenido atento por si cualquier cosa se da. Ojalá no pase nada.

Para finalizar y antojarles la cinta, muchos fanáticos la consideran la mejor película de hombres lobo (incluso mejor que The Wolf Man) y una de las mejores películas de terror. Cada quien tendrá su opinión, y la mía se resume en que es una película sin igual e incluso un poco extraña aunque el ritmo a veces se torne medio pausado, después de ella ninguna ha sido igual, contribuyó muchísimo al terror por medio de algo salvaje, es una lástima que Joe Dante se desvió un poco del camino, pero aún así nos entregó cosas buenas. En fin, puedo concluir con que The Howling es un título obligatorio que dejará boquiabierto hasta al más escéptico. Un ejemplo maravilloso de lo que solían ser las buenas películas de terror que innovaban, imponían y pasaban a la historia para convertirse en clásicos. Por favor, no se la pierdan.

P.D. En nuestro país le pusieron Aullido y se puede comprar y rentar fácilmente.