The Puppet Masters


Hay películas de ciencia ficción que funcionan, y otras que de plano lo intentan y cuentan con todo, pero fallan inexplicablemente. Este es el caso de una película poco citada o recordada debido a que pasó desapercibida por la poca dedicación que tuvo. Me refiero a The Puppet Masters adaptación de la novela homónima de Robert A. Heinlein que ya se había llevado a la pantalla en 1958 de manera no oficial como The Brain Eaters. Un film que (tengo entendido) decepcionará a los fanáticos de la novela que es similar a The Body Snatchers, otra novela de ciencia ficción que involucra invasores parasitarios y connotaciones sociales.

Siendo un fanático del cine que contiene alienígenas hostiles amenazando a la raza humana, me sentí obligado a ver este título y lo hice con grandes esperanzas incluso cuando las pocas críticas que encontré no auguraban nada bueno. Las ignoré y conseguí la película. Confieso que con cada cosa que uno ve, The Puppet Masters resulta un film tranquilo, predecible y pasable, que desgraciadamente se te olvidaría con facilidad si no le encuentras un lado positivo, así que decidí dedicarle una reseña para al menos tenerla presente y darle un poco de relevancia.

Un grupo de agentes especiales del gobierno Americano es enviado a investigar un pequeño pueblo en Iowa donde según imágenes captadas por satélite, un OVNI acaba de aterrizar. Los residentes del área han montado un escenario y cobran a las personas para ver la presunta nave. Sin embargo, los agentes (supuestamente disfrazados de turistas) descubren que todo es un elaborado engaño por parte de los huéspedes alienígenos que se han ido apoderando de los habitantes del pueblo desde que aterrizaron. Los agentes serán atacados por los nuevos inquilinos que bajo su disfraz humano se han apoderado del poblado por completo.

puppet_01

El poblado es puesto en cuarentena, pero uno de los bichos logra colarse entre los agentes del gobierno mandando un cargamento de huevos e infectando a varios miembros. Después de un atentado mayor contra el mismísimo presidente, se toma acción federal y el ejército es desplegado para combatir a los bichos mientras los científicos intentan descubrir una debilidad en el enemigo que se multiplica rápidamente.

La película empieza muy bien con la inusual llegada de la nave y algunos inesperados momentos que ayudan a crear la atmósfera de incertidumbre. Después se nos presentan a los personajes y el espectador divisará a los héroes evidentes. Así la situación se plantea y el problema de los parásitos es establecido junto con algunos tiroteos, persecuciones y más momentos inesperados. Sin embargo, después de los primeros cuarenta minutos todo empieza a decepcionar, desmoronarse y caer en lo ridículo. No puedo contarlo tal cual porque significaría contar el resto de la película.

Donald Sutherland sobresale entre el elenco de desconocidos (aunque hay varios rostros conocidos en la serie B) e interpreta el papel de… Donald Sutherland en una mala película. Eric Thal tiene el papel protagónico y aprovecha constantemente para enseñar los músculos. La dirección está a cargo de un tal Stuart Orme y el guión está firmado por Terry Rossio y Ted Elliott, guionistas en constante coalición, responsables de guiones para Godzilla, Shrek, Pirates of the Caribbean entre otros éxitos comerciales.

puppet_02

Curiosamente, algunos miembros de viejas películas que involucran alienígenas parasitarios poco amigables aparecen en The Puppet Masters. El más evidente es Sutherland quien combatió invasores en Invasion of the Body Snatchers de 1978. Keith David también peleó aliens en The Thing de 1982. Finalmente, Yaphet Kotto, quien tiene un papel secundario y terrible incluso cuando fue uno de los últimos sobrevivientes de la Nostromo en Alien. No estoy seguro si este elenco fue elegido a propósito o simplemente cubrieron las expectativas para los personajes, aún así, las actuaciones no son muy sobresalientes que digamos.

En los noventa los efectos por computadora se empezaban a desarrollar y ya se utilizaban como alternativa para la construcción de modelos o criaturas. The Puppet Masters no es la excepción y cuenta con desagradables e inverosímiles efectos de ordenador. Por otro lado, los parásitos o “caracoles” como les llaman en la película, son probablemente lo que mejor se ve en la pantalla, incluso cuando emiten ese insoportable y repetitivo chillido. Los modelos se ven orgánicos y escurridizos, creo que son lo más decente de la película e involucran una serie de mañas que valían la pena pero casi no se explotaron.

Básicamente lo que hacen los parásitos es adherirse a la espalda del huésped humano colocándose entre los omóplatos. Después proceden a penetrar el cerebro con una especie de tentáculo puntiagudo y aferrarse a la espina dorsal con ayuda de unos ganchos. De esta forma, el parásito tiene control total sobre el sistema nervioso de su víctima y lo controla asimilando su estructura genética y demás. Las víctimas tienen el típico carácter apático y frío que se maneja en este tipo de films y los bichos les proporcionan una fuerza sobrehumana. Pero, también pueden ser notados bajo la ropa y cualquier daño infligido en la víctima será inflingido en el parásito.

puppet_03

La trama es predicable, orillando al espectador a sospechar un final feliz, hollywoodense y cursi. Cuando tienes esa sensación, no te queda nada más que esperar algo interesante o curioso. Por desgracia esos momentos no abundan en The Puppet Masters y el transcurso de la película se torna tedioso, los momentos de acción y suspenso se vuelven repetitivos, e incluso es fácil deducir que va a pasar, convirtiéndose en otra simple película de corte casi televisivo a la que nunca le dedicaron mucho esfuerzo.

Un año antes Abel Ferrara había entregado su versión o mejor dicho, visión de los famosos invasores de cuerpos en Body Snatchers, una película poco apreciada que ciertamente triunfa en los puntos que The Puppet Masters falla. Encontré cierta influencia y similitudes entre estas dos cintas, tal vez fue una nueva intención de traer aliens parasitarios a la pantalla, pero no resultó muy espectacular u original, pues en los noventa los efectos especiales trajeron de moda otro tipo de invasores que atacaban a gran escala con rayos y naves. Otro film noventero de aliens que traía un concepto parecido fue Species de 1995.

Sobre lo demás, la película cuenta con buenos momentos como la interfase entre el parásito y su huésped, el suicidio de una de las víctimas inyectándose aire, los niños infectados que afrontan al ejército, la comunicación de los parásitos que resulta casi graciosa, la niñita dejando huevos en el buzón, el hijo infectando a su propia madre, los momentos de tensión cuando alguien dice “quítate la playera” y una de las escenas finales en la orgía de identidades consumidas por los extraterrestres. Lástima que sean sólo escenas en una película de casi dos horas.

Aunque esta reseña no suene muy positiva y aunque este film tenga pocos momentos en verdad de terror o suspenso, creo que The Puppet Masters es lo que conocemos vulgarmente como un film “palomero” que deberías ver SÓLO si te llega la oportunidad. Si te rompes la espalda para conseguirlo como yo, tal vez puedas arrepentirte, pero si te gustan las películas genéricas de disparos, aliens, conspiraciones y final feliz, pues entonces deberías echarle un ojo. Por mi parte, recuerdo haber sentido una terrible decepción pero después de verla nuevamente me tranquilicé y llegué a una conclusión: he visto peores, y seguramente ustedes también, así que si llegan a tener la remota oportunidad de verla, considérenla como un intento fallido, no esperen algo original, sobresaliente o innovador.

2 comentarios to “The Puppet Masters”

  1. Estoy en la misma cuerda encontré el sitio buscando la pelicula, la novela me gustó cuando la leí hace muchos años, y tu comentario me gustó, de todas formas la voy a ver, una de las cosas que hago es promover la ciencia ficción, presentar películas y libros y ver todo lo que pueda, quisiera ver más comentarios tuyos, pero no se quien eres.

  2. Pues en la novela sí te fallé. Aún no la he conseguido y me pudro hasta los huesos por leerla, porque esta adaptación se va más a la acción que a la ciencia ficción. Eso sí, garantiza un rato agradable y si te gustó el libro y te atrae el género deberías conseguirla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: