Archivo para enero, 2009

The Hitcher

Posted in Terror de Género on enero 31, 2009 by alienzombie

Las leyendas urbanas y la cultura general dicen que recoger a alguien en el camino puede ser un error fatal e incluso mortal. El modus operandi de muchos asesinos seriales se aprovechaba del llamado autostop para después machacar a sus víctimas. Existen películas que tocan este tema como The Hitch-Hiker de 1953, The Sadist de 1963 e incluso Duel de 1971. El filme que reseñamos es más o menos en el mismo estilo mezclando thriller con roadmovie y un poco de terror.

Jim Halsey, es un entusiasta joven americano que maneja desde Chicago hasta San Diego para entregar un automóvil. En su camino (aparte de casi matarse) recoge a un extraño hombre que pide aventón en una noche lluviosa. El extraño se hace llamar John Ryder, y no pasa mucho tiempo para que se vuelva una presencia incómoda en el vehículo de Jim. El tal Ryder resulta ser un psicópata que pide aventón para luego asesinar a sus víctimas.

Con todo y el suspenso creado por Ryder, Jim se las ingenia para librarse de él. Triunfante continúa su recorrido, pero se da cuenta que no está solo y que Ryder lo acosa desde todas las direcciones posibles, siempre estando un paso adelante. Así Ryder se convertirá en la pesadilla de Jim (y del espectador) involucrándolo en un sin fin de barbaridades y orillándolo a tomar acciones inesperadas.

hitcher_01

Empezamos con una aburrida carretera en medio de un aburrido desierto donde nada interesante podría pasar. Jim Halsey (interpretado por C. Thomas Howell) mata el tiempo mientras conduce, algunos planos del paisaje, todo aparentemente normal, hasta que aparece el misterioso hombre pidiendo aventón, a partir de ese punto la película toma un ritmo casi de zigzag entre suspenso y acción,

El guión fue escrito por uno de tantos guionistas de género. Eric Red quien también es responsable de guiones para Near Dark, Body Parts y Bad Moon (en estos dos últimos también se aventó la dirección). El director es Robert Harmon, con una filmografía mayoritariamente televisiva y algunos filmes pegándole al género como They y Highwaymen. En 1983 filmaría un corto de 30 minutos llamado China Lake, el cual (tengo entendido) fue de las bases principales para The Hitcher.

Está película es considerada un clásico de culto como muchísimas otras joyas ochenteras. Sin embargo, The Hitcher, no cuenta con el estilo ochentero de sus compañeras, es un filme centrado más en el suspenso, las sorpresas y prolongados momentos de tensión. Claro que también cuenta con algunas espectaculares persecuciones a la Mad Max y automóviles explotando por doquier para nivelar el sentimiento general de suspenso, pasando de lo misterioso a lo histérico.

hitcher_02

El terror aquí, pertenece por completo al atacante; el misterioso John Ryder, jamás sabemos si ese es su verdadero nombre, pero sí sabemos que es un demente obsesivo e inteligente que funciona como cualquier otro atacante en una película de terror. Sin embargo, la interpretación de Rutger Hauer da credibilidad al personaje haciéndolo particular e inquietante. Hauer tiene muy pocas líneas en la película, y aún así se las ingenia para crear una amenazante presencia que nunca se rinde y cuya motivación para asesinar es incierta.

John Ryder es una presencia casi fantasmagórica e irreal. El físico de Hauer no fue lo único que hizo memorable a este personaje. Su tono de voz bajita, su mirada demente, sus pequeños diálogos, es totalmente impredecible. Algunas personas argumentan incluso que el personaje es la representación de la locura o la soledad y que carga toda una serie de simbolismos. Otros lo consideran el alter-ego del protagonista, aquel que hace todo lo que su original jamás se atrevería a hacer. Hauer originalmente no era la opción para el papel de Ryder pero terminó consiguiéndolo, asombrando al crew y los dobles con sus inusuales habilidades al volante.

El resto del elenco también merece una mención. En el papel de Jim Halsey tenemos a C. Thomas Howell interpretando adecuadamente al personaje. Jim es tan solo un joven en medio de circunstancias casi irreales, solo en medio de la nada sin ayuda de nadie. También tenemos a la versátil Jennifer Jason Leigh en el pequeño papel de Nash una mesera en el restaurante de paso que termina involucrándose en la pesadilla. Los demás personajes son secundarios; gente de la carretera, automovilistas y policías, como Jeffrey DeMunn interpretando al sheriff (quien repetiría su papel en el remake de The Blob) y Billy Green Bush quien fue el papá en Critters.

hitcher_03

La película no sólo es recordada por la demencial actuación del imponente Hauer. Parte de su fama recae en escenas ingeniosas y sugestivas. Los fanáticos del cinema extremo quedarán algo decepcionados, pero a veces sugerir es igual de efectivo que salpicar. Obviamente no puedo describir estas escenas, pero les garantizo que son tan astutas e impactantes como las de una película gore. Las únicas pistas que les puedo dar involucran un plato con papas fritas y dos camiones de carga.

El escenario en toda la película ayuda a generar un sentimiento aislado y desesperanzador en el espectador. En el transcurso de la cinta son pocas las cosas que pueden ayudar al protagonista para luchar contra su acosador. Sea de manera metafórica o no, la carretera se vuelve el medio de supervivencia de Jim Halsey, un camino que debe cruzar para sobrevivir, pero que puede o no llevarlo hasta su atacante. Por eso, desde mi punto de vista, The Hitcher es en parte una roadmovie.

Aunque las circunstancias en la película parezcan exageradas (sobretodo a la hora de las persecuciones) la situación general es posible, ahí tal vez, radica el poder de la película. El espectador no lo presentirá como algo sobrenatural, sino perfectamente posible y aterrador. Podría describirse como una pesadilla hecha realidad. El estar completamente solo, con todo en tu contra y en un ambiente desconocido, es uno de los peores miedos del hombre moderno (o citadino como en la película) por eso llegamos a identificarnos con el protagonista y abogar por su inocencia.

The Hitcher quedaría perfecta como un capítulo individual en la larga historia del género. Por desgracia (al menos para mí) en el 2003 se estrenó una secuela directo a video conocida como The Hitcher II: I’ve Been Waiting en la que Jim Halsey (de nuevo interpretado por Thomas Howell) se encuentra con un nuevo asesino. Pero ahí no acaba el descaro. En el 2007 se produjo un remake de la original poniéndole chicas lindas, más acción y otras barbaridades (ya no hay respeto já).

Para acabar. The Hitcher es una película genial que me tomó un segundo vistazo para poder apreciarla. Supongo que se podría considerar una roadmovie debido al recorrido físico y psicológico que tiene el personaje, aunque el sentimiento general es de un thriller. En el estilo de otros clásicos como Straw Dogs, The Hitcher nos pone a prueba en el mito de “cada hombre tiene un punto de quiebra”. El DVD está disponible en zona 1 y 4 (bajo el título El Caminante já). Aunque es considerada de culto por sus admirados, la película sigue siendo menospreciada o de plano pasa desapercibida, pero si tienen la oportunidad de conseguirla, no lo duden. Sólo recuerden nunca recoger a un extraño en la carretera.

Anuncios

Scream (1996-2000)

Posted in Terror de Autor on enero 27, 2009 by alienzombie

Escrito por: Nightmare Boy

LA TRILOGÍA REDENTORA DE SCREAM

Hablemos un poco de Halloween, aquel filme de 1978 que celebraba la matanza justo cuando un grupo de muchachos celebraba una tradicional noche de brujas; aquel filme catapultó las carreras de John Carpenter y la actriz Jamie Lee Curtis pero lo más importante, lanzó a la fama el slasher film, subgénero del gore que creó una corriente cinematográfica: el blood teenager explotation, en que un grupito de jovencitos mafufos y farolones son destazados por un asesino enmascarado motivado por la ley del Taleón: ojo por ojo, y de paso, una pierna, brazos, cabezas y alguna que otra tripa.

            Recordemos Friday the 13th, aquel slasher que de hecho exhibió gore en cantidades industriales para la pantalla de cine comercial y es el responsable de inaugurar una escalada de películas de horror sangrientas cuyo éxito comercial es indudable. No dejemos atrás el clásico The Texas Chainsaw Massacre de Tobe Hooper y el primer slasher oficial, Black Christmas de Bob Clark, que ya profanaba una celebración norteamericana por excelencia mucho antes que el filme de Carpenter, hiciera lo propio con el día de brujas.

            A ello sumémosle el éxito arrollador de A nIghtmare on Elm Street de Craven, que creó uno de los íconos de terror contemporáneos más importantes: Freddy; el culto a películas menos famosas como Prom Night de la que ya hemos hablado en este blog, Sleepaway Camp, The Funhouse, motivo de otra discusión en este espacio, y otras tantas películas canadienses que hallaron distribución vía productoras norteamericanas como Happy Birthday to me o My Bloody Valentine.

            Toda esa corriente creó un merchandising tremendo en torno al género que aún continúa: juguetes, máscaras, convenciones, dvds, entre otras cosas. ¿Qué sucedió? ¿Por qué es necesario este breve recuento? Porque el slasher, de tanto explotarse, promovió su propia muerte. Para finales de los 80, había una proliferación de películas de este tipo, en su mayoría secuelas que pretendían repetir el éxito de sus predecesoras. La industria, pero más que nada, el público, se cansó de la misma fórmula.

scream_01

            Al género se le dio por muerto un tiempo pero entonces, en 1996, surgió un nuevo paradigma del terror juvenil que sirve como parteaguas entre el terror contemporáneo de los ochenta y noventa, al tiempo que funciona como brecha generacional: el responsable de reavivar la llama es el maestro Wes Craven; la película: Scream. Las nuevas generaciones ya conocemos el esquema de manera que ahora, Craven y el guionista Kevin Williamson nos hacen el último giro de tuerca al género: precisamente, jugar con el género dentro del género y así, establecer nuevas reglas.

            La escena es en esencia, convencional. Nos instalamos en un lugar seguro, la casa de Casey (una sexy Drew Barrymore); la chica, preciosa como pocas, inocente como muchas pero con un toque de coquetería, se prepara para ver una película de terror. En el momento, recibe una llamada que en principio, parece equivocada; el coqueteo con el chico al otro lado del teléfono se vuelve pesadilla cuando éste revela sus negras intenciones: ver el interior de Casey.

            Aquél espacio de seguridad se vuelve la jaula de oro de la que nuestra heroína no podrá escapar. Previo a la persecución, Craven nos muestra en elegante plano secuencia el espacio escénico que el personaje se ha encargado de cerrar con llave. Ella sola se ha puesto la soga al cuello. No obstante, el verdadero giro lo tiene el asesino cuando le brinda a Casey una oportunidad de sobrevivir: debe aceptar un juego, algo fácil, algo que quien se precie de ser fanático, debe pasar, una trivia de cine de terror.

            Craven y Willamson nos muestran aquí que tipo de filme veremos al no negar sus influencias. Nos lo dicen implícitamente en el diálogo: ya conocen todas las slasher ochenteras, pues bien, ahora digan que harían si están estuvieran en una situación como esa. Ese es el reto de Casey, a quien traiciona el nerviosismo, por ende, encuentra una muerte gore: el destripamiento. Esa es la regla que dicta este nuevo cine de terror, el espectador y el personaje debe conocer las reglas del cine y además, las expresiones de cultura popular más recientes pues de lo contrario, su destino será morir en manos de alguien experto en la materia.

scream_02

            Después del preámbulo en donde Craven presentó a la figura importante de su filme, el asesino y sus modos de operar, dibuja una serie de personajes tópicos en el casi del slasher: ahí tenemos a Sydney, la chica mojigata pero con dejos de sexy, cuyo pasado la atormenta; Tatum, la mejor amiga que además, es toda una bitch, Billy, el novio comprensivo pero deseoso de sexo, por ello presiona a Sydney hasta el límite, Randy, el nerd escolar cuya especialidad es el cine de terror clásico, y su función es poner de manifiesto todas esas reglas que Scream utiliza pero también pretende desafiar y Stu, el típico borracho pesado, castroso y bobalicón pero con algo de desquiciado.

            He ahí la camada de adolescentes prototipo que enfrentarán al asesino. Junto a ellos esta Gale Weathers, una reportera amarillista que anda tras los pasos de Sydney. Ella representa los medios de comunicación que en nuestros tiempos están ávidos por la nota roja y finalmente, Dewey Riley, el policía honesto pero francamente ineficaz, como casi todo el cuerpo policiaco. Todos enfrentan al asesino pero de un modo diferente al slasher genérico. Prácticamente se burlan de él. El castigo: la muerte.

            Así pues, el asesino con un retorcido gusto por las películas de terror empieza la matanza en Woodsboro para dar con la heroína Sydney Prescott, cuya madre fue violada y asesinada unos años atrás. El presunto asesino ha quedado libre y por ello se sospecha que haya muertes relacionadas con ella y la muerte de su madre. El motivo, desde luego, es una venganza.

            Antes de acabar con Sydney, el matón asesta algunas cuchilladas a sus amigos: Tatum, quien antes de morir se burla de él; ¡Es aquí cuando debo gritar y correr por mi vida! dice ella antes que una cortina eléctrica la parta en dos; raja el cuello del camarógrafo de Gale y se carga a Stu con una serie de cuchilladas estomacales.

scream_03

            Es la heroína quien debe matarlo pero antes, justo cuando Randy anuncia que la chica virgen siempre salva el día, ella pierde la virginidad con Billy; se trata de voltear esas reglas a favor de un público que las conoce y sabe que en la actualidad, ya no funcionan, por ello que se les parodie Incluso en el final, cuando el asesino muere y se plantea la posibilidad de su regreso de la muerte, Sydney le mete un balazo en la cabeza.

            Las posibilidades se amplían con la llegada de la secuela. Sabiendo que ahora las películas de terror se producen en serie y, además, que Scream es una franquicia rentable, Williamson y Craven repiten la mancuerna en Scream 2. En esta, cuyo argumento es motivado de nueva cuenta por la venganza, arrancan con una situación de lo más ordinaria, al igual que en la primera: dos novios van al cine. Se preparan para ver Stab, película inspirada por los asesinatos de la primera parte.

            Maureen (Jada Pinket Smith en un papel especial como el de la Barrymore), explica a su novio (Omar Epps, el famosos Foreman de Dr. House) su temor por las películas de terror y de cómo es inservible asustarse. De paso, crítica a la historia del cine terrorífico por discriminar a la población afroamericana. Acto seguido, ambos novios son asesinados en plena sala de cine por alguien cuya identidad no se específica pues todos los asistentes visten un traje igual al del asesino de la película. Craven nos dice que el mal no viene de afuera, esta en nuestra sociedad, cualquiera puede ser el asesino y así lo dice Randy, personaje que vuelve para establecer nuevas reglas, las que aplican a toda secuela.

            Así pues, el asesino se muda al Windsor College donde estudia Sydney para vengarse de ella. Su identidad ha cambiado pero el disfraz es el mismo: un traje negro y máscara simulando un grito. El motivo ahora es vengar la muerte de Billy y para ello asesina a gente relacionada con Sydney pero también ligados de algún modo con las víctimas de la primera parte: en alguna secuencia, Cici (Sara Michelle Gellar sin actitudes de cazavampiros) es aventada desde el techo de su fraternidad solo porque su nombre es igual al de Casey Becker, quien fuera asesinada en Woodsboro.

scream_04

            La matanza no se hace esperar, de nuevo esta dibujado el puñado de personajes que sirven como carne de cañón pero aquí lo interesante es como Craven mueve las sospechas de un personaje a otro, así, nos hace creer que Tomy, novio de Syd, es el responsable pero en el medio, nos enteramos que Cotton Weary, el sospechoso de asesinar a la madre de Syd ha vuelto y podría querer venganza.

            El tono autoparódico esta presente. Craven asume el compromiso que significa hacer una secuela, asume también el peligro en el que se adentra; pone de manifiesto a través de un diálogo en una clase de cine, que las segundas partes nunca fueron buenas salvo excepciones a la regla como el Padrino II (¡la excepción que ganó el óscar!, dice Cici). Por otro lado, asume que para continuar con éxito una historia, debe poner a todos sus personajes principales en peligro, no solo aquellos que sirven para matar. Así, decide sacrificar a Randy en aras de la sorpresa.

            Sin embargo, la mejor vuelta de tuerca vino con Scream 3; ya sin Williamson en el proceso de guión, Craven contrata a Ehren Kruger, responsable de adaptar The Ring y escribir The Skeleton Key. Con él lleva la historia al nivel de su antaña The New Nightmare: traslada la acción a los estudios cinematográficos en donde se filma Stab 3, otra adaptación de las muertes anteriores. De nuevo, juega con el cine dentro del cine, incluso, construye Woodsboro al interior de un estudio, lo que una vez fue set lo es ahora dentro de otro set.

            El asesino comete sus barbaridades con los actores de la película; en cada asesinato, deja una foto de  la madre de Syd, obligando a esta última a salir del anonimato en el que vive para acabar con la matazón de una vez por todas. No obstante, ese personaje se deja descansar pues como público, sabemos que Syd y el asesino habrán de enfrentarse. Lo interesante es saber el por qué de las muertes. Craven despliega toda una investigación en manos de Dewey y Gale, intensificada por la presencia de ese delicioso personaje interpretado por Parker Posey, la doble de Gale, quien la sigue a todas partes.

            Lance Henriksen hace las veces de productor abusivo y explotador, Carrie Fisher aparece parodiando sus tiempos de gloria como la princesa Leia y para fortuna de nosotros, Randy regresa, a través de un video, para dictar las reglas de una trilogía: básicamente, en una trilogía cualquier cosa puede suceder, incluso, pueden regresar aquellos que se creían muertos. Así pues, el pasado de Syd regresa para enfrentarla; los errores de su madre han provocado una escalada de muerte que la ha llevado a enfrentarse con… esa es una respuesta que no daremos pues aunque muchos seguro han visto la trilogía, no es justo revelar el final de una trilogía que redefinió el terror de los noventa.

            La industria vio como un público nuevo se volcaba sobre Scream y decidieron dar luz verde a nuevos proyectos del mismo corte. Algunos fueron buenos. Aprovechando su éxito como escritor, Kevin Williamson hizo el guion de las grandiosas I Know what you did last summer y The Faculty, y dirigió el mismo Teaching Mrs, Tigle, aunque en ese rubro no fue tan afortunado. Jamie Blanks, un director novel, realizó Urban Legend, slasher sencillo pero efectivo y se renovaron las franquicias de Michael Myers, Freddy Krueger, Leatherface y pronto, el remake de Friday the 13th (Dios nos ampare), y otra camada de títulos, unos más buenos que otros.

            Recientemente, en HorrorMovies.ca, se anunció que la cuarta parte de Scream ya esta en camino y sería dirigida por el mismo Craven. Unos meses antes, se había anunciado que no se revitalizaría la franquicia gracias a la negativa de Neve Campbell para volver. Esperemos que no se haga la cuarta entrega, porque a pesar de tratarse de una serie rentable, el final quedó bien cerrado como para sacar algún argumento de la manga y continuar con la saga. No obstante, su valor como película de terror es innegable. Para el género, es y será una referencia histórica.

            Me despido, no sin antes pedir, a nombre de todos los colegas que trabajamos en Terrorífica Nostalgia, que cualquier información que deseen tomar de nuestro blog, no lo hagan sin antes referir un link hacia nuestro espacio. Y si uno de los colegas que aquí escribe no se anima, entonces un servidor entregará próximamente una reseña de Urban Legend. Hasta la próxima.