Repo! The Genetic Opera


Escrito por: Nightmare Boy

Algunos años atrás (muchos, a decir verdad) se erigían los grandiosos filmes de serie B que servían como acompañamiento de las grandes producciones. Eran cintas minúsculas, por así decirlo, preámbulo de algún estreno más ambicioso. Desaparecida en la actualidad, la corriente serie B ha pasado a ser algo así como la producción de películas baratas en todos los sentidos; un diseño de producción pobre, actores que en su casa los conocen, guiones mal hechos, encuadres mal planeados, en fin, una oda al verdadero trash film. La ironía es que esas carencias artísticas eran su valor primordial, de ahí que se hable de un culto a la serie B, las midnight movies que no obstante sus marcadas anomalías, eran muy divertidas.

         Ya no existen las series B ni las midnight movies. Permítanme replantear: se nos ha hecho creer que ya no existen pero no es verdad y hay dos motivos: el primero es que muchas de esas películas de antaño siguen circulando gracias al trabajo de cineclubes y fanáticos que las mantienen vivas y, segundo, que en Hollywood hay una gran crisis de ideas que ha llevado a desenterrar viejas glorias. Así es amigos, la serie B es una de ellas, pero he aquí  la segunda ironía: se trata de cine serie B con presupuesto. ¡Que gracioso! Ahora los realizadores explotan los argumentos y las carencias artísticas de esas trash movies ¡y tienen dinero para hacerlo!

         No vayamos muy lejos, fueron Robert Rodríguez y Quentin Tarantino quienes apenas hace dos años revivieron los double features con la creación del segmento Grindhouse del que se desprendieron dos grandiosos filmes: Death Proof de Tarantino y Planet Terror de Rodríguez, esta última todo un homenaje al cine serie B, contiene todos sus códigos, argumentos, iconografías, solo que no hay nada de trash en ella, al contrario, hay efectos visuales, maquillaje, labor de setting y gore en cantidades industriales gracias a la benéfica contribución de los Weinstein en la producción.

Repo_0

         Hablamos entonces de una sofisticación de la serie B, los creadores exploran sus códigos pero no es necesario hacerlo de manera pobre, ahora las majors pueden financiarlas pues son buenos productos cinematográficos, es decir, venden. Así pues, si en 1975 Jim Sharma entregó una locura de midnight movie llamada The Rocky Horror Picture Show, porque las nuevas generaciones no podemos tener un fenómeno igual. Darren Lynn Bousman, director de Saw II y III, es el responsable de crearlo. El filme. Repo¡ The Genetic Opera, el cual muchos ya nombran el Rocky Horror Picture Show de nuestra generación.

         No es un simple filme de terror cantado; no es un musical cinematográfico en el sentido estricto del género. Se trata de una película cuyo alcance mediático ha sido deslumbrante a pesar de que su paso por los cines ha sido limitado; se ha promovido como una serie B nueva y en cierto modo lo es. Repo! The Genetic Opera es precisamente, una ópera (obras donde el texto es cantado en su totalidad) que vislumbra un panorama futurista desolador: en el futuro cercano, una epidemia de fallas de órganos devasta al mundo, mueren millones; Geneco, empresa socialmente responsable, otorga a los desgraciados prestamos para obtener trasplantes pero deben tener cuidado de pagar, pues si no lo hacen, según la ley 98-463, serán programados para reposesión. Un asesino legal (el Repo del título) irá tras ellos para reclamar el órgano.

         ¿Por qué una cinta como esta es una serie B? No es acompañamiento de otras, ni tiene una producción pobre. La razón de que se le piense como parte de esa “corriente” es la inmediata comparación que se le hizo con el filme de Jim Sharma, por el trazo grueso de sus personajes y quizá, por la temática, paranoia futurista donde la sangre y la muerte son común denominador. Es una película que funciona perfecto para una exhibición de medianoche pero si se le quita el mote de midnight movie y se obvian las comparaciones con el show de Rocky (que advertimos de una vez por todas, no tienen nada que ver), este filme es superior.

Repo_1

         Como decíamos, no es un musical, pues en ellos, hay personajes que cantan ciertas partes de su historia mientras emprenden bailes coreografiados. Repo es fiel al espíritu original de las operas representadas en un teatro. El texto es cantado totalmente, la dirección de arte es barroca y muy artificial, precisamente para enfatizar el carácter teatral, las voces de los actores son ríspidas, algunas engoladas, siempre agresivas y hacia adelante, no hay coreografías vistosas salvo aquella donde Amber Sweet (Paris Hilton) canta en un callejón con un montón de prostitutas a su lado.

         Es ese carácter artificial de la producción y la exageración de todos los rasgos sus mayores atributos. Esos elementos bien pueden pensarse como una sofisticación de la serie B, si es así, entonces no es más una corriente marginada: si hay serie B en la actualidad es gracias a los nuevos directores, que visualizan grandes valores de producción, actores famosos, argumentos bien estructurados, siempre divertidas. No necesitan acompañar a otros estrenos pues pueden hablar por sí solas. Ese es el carácter trasgresor del cine de horror contemporáneo: hallar su propia voz, validarse como género cinematográfico y emprender enormes campañas de merchandising para comprobar su rentabilidad.

         Otro aspecto importante es el uso de viñetas a modo de cómic que el director utiliza para resumir ciertas líneas argumentales que de ser filmadas hubieran aumentado tiempo innecesario al filme. Dichas viñetas sirven para conocer la historia personal de tres personajes principales, así como la obertura del filme. Este elemento contribuye a la estilización artificial y exagerada de la cinta y también la hace más atractiva.

Repo_2

         Desde luego, no debemos olvidar lo más importante: el espectáculo de la sangre. Repo bien puede ser una opera gore; se centra en Nathan (Anthony Stewart Head, el inolvidable Giles de Buffy The Vampire Slayer), uno de los asesinos legales, y su disputa con Rotti Largo (Paul Sorvino), dueño de Geneco, cuyos hijos son un desastre. Por ello, planea adueñarse de Shilo (Alexa Vega) la hija de Nathan. El trato es que si ella mata a su padre, Rotti la heredará como única dueña de Geneco. Por su parte, Nathan, al verse en la encrucijada de matar a la ciega Mag (Sara Brightman) con tal que Rotti no revele que es él quien ha envenenado por largo tiempo a Shilo, inicia una cruzada personal donde habrá una cuenta de cadáveres inmensa.

         La trillada frase clásico instantáneo se ha dejado escuchar, pero lo cierto es que podría serlo. Repo es uno de esos filmes con la capacidad de crear un mundo propio con reglas afianzadas, estratos sociales y estilos de vida: los adictos a la cirugía, ladrones de tumbas, adictos al Zydrate, asesinos legales, farándula corrupta, todos parte de un círculo, en un mundo que literalmente se ha ido al carajo. Por ello puede convertirse en un filme de culto, por crear esos grupos organizados a los que más de un geek puede rendir pleitesía (como los padawans de George Lucas, por mencionar el ejemplo más efímero).

         Varias escenas sangrientas le esperan al cinéfilo goremaníaco: Nathan extirpa una médula al tiempo que canta al teléfono con su hija; abre el estomago de un cliente en la mesa de operaciones para sacarle tripas, hígado y corazón, Sara Brightman, después de una interpretación de opera divina, se saca los ojos antes que el Repo le de alcance y el clímax, Nathan y Shilo se enfrentan en el escenario de la opera genética, a estas alturas manchada de sangre. Tanta sangre, y uno espera más y más.

Repo_3

         Si visitan www.repo-opera.com, sitio oficial de la película, se darán cuenta de su alcance mediático: se programan exhibiciones en teatros selectos, eventos en vivo respecto al filme, hay comunidades de fans y uno puede elegir entre pertenecer a los ladrones de Zydrate o ser un miembro distinguido de Geneco, pueden leerse los reviews de muchas revistas especializadas, pueden descargarse imágenes, entre otras cosas. En México, está teniendo una exitosa corrida en DVD, y algunos cineclubes “especializados” en terror la han programado, como antes se solían programar las películas de serie B.

         Es por esta razón que también podría ser una película de culto; porque su fama proviene de Internet, de las exhibiciones privadas, casi clandestinas, publicidad de boca en boca. Efectos directos del poder mediático que ejerce hoy día el género de terror y que intenta dar mejores resultados. Así es, con Repo asistimos a la sofisticación de la serie B y si eso tiene par dar más, estamos esperando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: