Archivo para agosto, 2009

Cruising

Posted in Terror de Autor on agosto 14, 2009 by alienzombie

William Friedkin es el hombre responsable de la que se conoce como la mejor película de terror de todos los tiempos: The Exorcist, aquella mítica cinta que dejó sin aliento a millones de espectadores alrededor del mundo e incluso hoy se mantiene como un clásico triunfante sobre el paso del tiempo. Cualquiera hubiera pensado que la carrera de este realizador se estancaría en el género después de semejante éxito. Y aunque dejaría el terror a un lado, sus filmes continuarían siendo sombríos, descorazonados e inciertos.

Una serie de brutales asesinatos sumados a partes de cuerpos encontradas en el río alertan al departamento de policía de Nueva York. Las víctimas son identificadas como homosexuales que frecuentaban los bajos mundos del sadomasoquismo. Steve Burns (Pacino) recibe la tarea de encubrirse como un hombre gay para adentrarse en el sórdido ambiente nocturno y atraer al responsable de los crímenes (ya que Burns cubre el patrón físico de las víctimas). La asignación parecerá fácil al principio, hasta que Burns se hunde demasiado en su papel y comienza a cuestionar no sólo su sexualidad, sino su salud mental.

Originalmente iba a ser dirigida por Brian De Palma, quien acabó trabajando en Dressed to Kill (otro clásico nostálgico). Así la dirección pasó a Friedkin quien ya había explorado el tema gay en 1970 con The Boys in the Band. En 1987 regresaría al estudio del asesino serial con Rampage. En Cruising estos dos elementos se mezclan. Por un lado nos involucra en la cultura neoyorkina del sadomasoquismo a finales de los setenta. Por el otro crea el misterio del asesino serial. Todo va mezclado con un rollo detectivesco muy parecido a The French Connection lo cual ayuda a consolidar el filme como un thriller al estilo Friedkin.

Cruising_01

El guión firmado por Friedkin, está basado en una novela escrita por el reportero del New York Times Gerald Walter. Muchos elementos de la historia son verídicos. El detective Randy Jurgensen (quien tiene un papelillo en la película) sí se hizo pasar por un homosexual para dar con un par de sujetos que extorsionaban a la comunidad gay en Manhattan e incluso cometieron una serie de asesinatos. Otra anécdota contada por Friedkin fue el asesinato de un crítico homosexual. El responsable, Paul Bateson, curiosamente había aparecido en The Exorcist lo cual le dio la oportunidad al director de charlar cara a cara con un verdadero asesino.

El elenco cuenta con Al Pacino en un papel inusual para su filmografía. Nos hemos acostumbrado a visualizarlo como un tipo duro al borde del cliché. Pero en Cruising, es el policía novato que poco a poco es devorado por su nueva misión. Paul Sorvino interpreta al capitán de la fuerza, un hombre frío y casi indiferente a los asesinatos que sólo busca hacer su trabajo. La guapa Karen Allen sale de la pobre novia confundida en un papel bastante pequeño. Friedkin recurre a personajes reales una vez más, Randy Jurgensen y el mismo Sonny Grosso (el original Buddy Russo de The French Connection) interpretan pequeños papeles de detectives. La mayoría de los extras en los bares gay, eran efectivamente de la comunidad gay.

Cruising no es un filme de terror. De hecho, pocos elementos podrían destacarlo en este género. Sin embargo, me pareció que el tema del asesino serial es una excusa suficiente para incluirlo en el blog, ya que los momentos de suspenso no intentan asustarte, son enteramente para que los analices y llegues a conclusiones propias. La situación terrorífica se irá perdiendo en el estudio del personaje de Pacino, ahora el espectador se introducirá en un mundo psicológico dejando de lado el peligro del asesino y la brutalidad de sus crímenes.

Cruising_02

La atmósfera del filme es en verdad sórdida y realista. Aparentemente Friedkin y su equipo sí frecuentaron los bares gay de la época en un intento por hacer genuinos los escenarios y circunstancias. Las calles de noche llenas de estos personajes entallados en cuero y cadenas que son prácticamente idénticos entre sí son otro aspecto terrorífico en mi opinión. La fidelidad del filme puede ocasionar que algunos espectadores se sientan incómodos a la hora de presenciar ciertas escenas.

Pese al renombre del director y teniendo a Al Pacino como protagonista, el filme no vio mucho éxito ni con la crítica ni con el público. Ciertamente es una película que expone la escena gay del sadomasoquismo. A finales de los setenta esto no pudo ser muy buena idea para un filme comercial, ese tipo de escenarios se limitaban a producciones independientes o underground (la mayoría de la cinta se siente casi como una película de bajo presupuesto).

La controversia fue otro de los factores que no le dieron buena publicidad al filme. Resulta que durante el rodaje, el equipo se vio boicoteado por distintos grupos gay que alegaban “homofobia” por parte de los realizadores. Dichas personas llegaron incluso a interferir con la filmación interponiéndose entre escenas. Cuando finalmente se estrenó la película, los grupos regresaron en su afán por boicotearla. Estoy seguro que ni siquiera sabían de qué trataba la película. Recordemos que en las películas de Friedkin, nunca hay un ganador.

Cruising_03

Para llamar a Cruising un filme homofóbico, de verdad tienes que ser un completo imbécil. La película se limita a enseñar un mundo bajo ciertas circunstancias. En mi opinión, llega hasta abogar por los derechos de los homosexuales en algunas partes exponiendo el trato que reciben por la policía y la sociedad. Pero la intención no era hacer una película sobre los derechos gay, al final es un profundo estudio psicológico con un asesino serial que anda por ahí matando homosexuales. Obviamente ninguna película con sentido común se iría del lado del asesino, Cruising estudia muy bien la reacción social cuando la víctima es considerada un “paria” social. En ese caso, hasta podría considerarse una denuncia.

Con un soundtrack lleno de punk y hardcore, este filme triunfa en muchos sentidos. Sin embargo al final algunos pueden quedar descontentos o confundidos. Estoy seguro que más de uno puede llegar a incomodarse por ciertas escenas que retratan prácticas sadomasoquistas bastante crudas, ahí sí recomendaría un poco de criterio y si por alguna estúpida razón eres homofóbico, mantente lejos de esta película, o bien, vela para que se te quite lo intolerante.

En conclusión, Cruising es una cuestión de gustos, una película demasiado cruda, hostil e incierta, pero al mismo tiempo intrigante, bien hecha y muy distinta. Vale la pena que le echen un ojo a uno de los papeles más extraños de Al Pacino (si lo quieren ver vestido de cuero). El DVD está disponible bajo el título de Encrucijadas y lo sacó la Warner Bros. O bien, si de plano eres muy codo y muy geek, la puedes encontrar completa en YouTube dividida en diez partes. Véanla, disfrútenla y discútanla.